La Feria de las Colectividades, emplazada en el centro de Mar del Plata, despliega este invierno una variada oferta en 14 puestos gastronómicos y 17 culturales, representativa de tradiciones y costumbres de los países de origen.

En su decimoctava edición, la feria ofrece sabrosas y coloridas pistas de la historia y la actualidad de los países representados en el Grupo Presencia de las Colectividades de Mar del Plata, organizador del encuentro.

En un solo ámbito, el visitante encuentra distintas posibilidades de consumir platos exóticos, también con una amplia variedad de precios, o de asistir a representaciones artísticas típicas en un teatro para 300 personas.

Washington Piriz, uno de los coordinadores del encuentro, consideró que en la feria “se conjugan todas las colectividades, en esta mezcla de olores de la cocina, con el multicolor de los trajes típicos de cada lugar”.

“No se muestran situaciones de xenofobia y estamos integrados como vecinos procedentes de ciudades lejanas y cercanas”, refirió Piriz, y agregó que “está la presencia de países hermanos de Latinoamérica, de la Patria Grande, como así también países cruzando el océano y lugares remotos como Rusia, los eslavos y árabes, entre otros”.

Para Piriz “es increíble la riqueza que engarza diferentes historias, algunas muy similares a pesar de la distancia que hay entre un país y otro”, y añadió que “la exquisitez propia de las cocinas regionales se prepara en forma artesanal”.

«Nos parece más importante en estos tiempos demostrar esta armonía, porque están representando que dentro de la diversidad es posible, y necesario, la unidad”, reflexionó.

El espacio de Israel ofrece entre sus especialidades la bureka, una empanada de ricota mezclada con queso parmesano y huevo, a 10 pesos; y en el de España la porción de paella se vende a 30 pesos.

En el de Portugal se ofrece a 13 pesos la porción de chorizo con salsa portuguesa; y en el de Grecia se prepara el tradicional guiro, un sándwich de carré de cerdo, tomate, lechuga, morrón, cebolla y tzatziki, a 30 pesos.

Belarús, Rusia y Ucrania tientan con golubtsi, hoja de repollo rellena con carne picada y arroz, con salsa de cebolla y zanahoria, a 25 pesos las dos unidades; y en el puesto de Brasil se ofrece feijoada, con porotos negros, arroz, carne de cerdo y chorizo, a 28 pesos.

En el de Uruguay, el sándwich de chivito y la porción de buseca cuestan 30 pesos cada uno; Paraguay tiene el locro paraguayo al mismo precio; y Chile ofrece la calla chilena a 36 la bandeja, lo mismo que la guatita, a base de mondongo.

Perú tiene ceviche, un pescado al limón con ajo, sal, pimienta que se acompaña con papas, batatas, lechuga, cebollas, maíz y picante, a 45 pesos; y en el puesto de Países Árabes se ofrece el shawarma, pan árabe con carne de vaca, lechuga, tomate y cebolla, a 28 pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here