Entre líquidos cloacales, niños mendocinos tienen clases en un jardín

Desde el interior y hacia la calle, los líquidos cloacales ponen en grave riesgo a los niños a diario.

La situación es insostenible y más del 70% de los niños ha dejado de concurrir por esta situación.

Desde el interior y hacia la calle, los líquidos cloacales ponen en grave riesgo a los niños a diario.

La situación que viven los padres cuyos hijos asisten al Jardín de Infantes 0-065, ubicado en el distrito Ugarteche, Luján, realmente es insostenible y a la fecha, más del 70% de los niños no están asistiendo a clases porque prácticamente a diario, los líquidos cloacales colapsan el pozo ciego y afloran a las estancias del establecimiento escolar, haciendo insoportable la estancia de los niños y docentes, no solo por los nauseabundos olores, sino sobre todo por el grave peligro para la salud que implica el que los pequeños estar en contacto con estos efluentes.

«La obra a realizar es muy costosa y que por momento la única solución que se puede brindar es enviar camiones para desagotar el pozo», señaló Emilio Pastorino, subdirector de Mantenimiento y Reparaciones ante la consulta de los medios.

En el interior de las aulas, los efluentes cloacales afloran desde el piso.

Sin embargo, en menos de 5 horas, el pozo vuelve a colapsar y el agua servida vuelve a inundar baños y otras estancias del establecimiento escolar.

Ante la falta de solución, gran parte de los padres dejó de enviar a sus niños, incluso por recomendaciones de los propios pediatras, ya que algunos de los alumnos, han tenido que ser atendidos por enfermedades relacionadas a esta situación.