La reforma del Código Civil y Comercial prevé beneficios para las parejas que no están casadas y viven en concubinato, al punto que será prácticamente lo mismo juntarse que unirse en matrimonio en el Registro Civil.

Según el anteproyecto, se eliminará la palabra concubinato para eliminar su connotación peyorativa y en su lugar se utilizará el término «uniones convivenciales».

Además, podrán acreditar las uniones a partir de los dos años de consumada, mientras que la actual normativa establece esperar cinco años.

Para probar la convivencia, se podrá utilizar a testigos o fotos y no será necesaria la inscripción en un registro.

También podrán firmar «pactos de convivencia», que en los casados serán los contratos prenupciales. Podrán regular la contribución a las cargas del hogar durante la vida en común y la atribución del hogar común en caso de ruptura, como así también la división de bienes en caso de separación.

Entre otros puntos, la reforma prevé que una vez cesada la convivencia, si uno de los dos concubinos sufre un empeoramiento de su situación económica tras la ruptura, tiene derecho a una compensación.

Para Haydeé Birgin, presidente del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, la modificación es una suerte de «triunfo porque pasa a reconocer a los concubinos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here