La nutrición puede ayudarla a mantenerse saludable, pero, en ocasiones, contribuye a despertar el deseo. La exuberancia de la comida y el ambiente que la acompaña son también determinantes a la hora de convertir un plato, en un afrodisíaco. Unas velas, el olor de las esencias, la disposición corporal y la armonía del lugar pueden hacer de una simple comida una excitante cena.

La creencia sobre las comidas que estimulen sexualmente al ser humano, data de la época de los antiguos egipcios. De igual manera, los romanos desarrollaban el arte de la seducción culinaria, que se mantiene en las actuales generaciones.

A continuación, le presentamos algunos alimentos afrodisíacos y la razón de su origen libidinoso.

Aguacate: Fruta originaria de América. Conocida por los aztecas como «ahacuatl», que significa «el árbol de los testículos», de ahí su valor sexual.

Ajo: Su ingrediente fundamental es el aceite volátil que produce un penetrante aroma. Su calificativo de afrodisíaco se debe probablemente al efecto calentador que ejerce en el cuerpo de la persona. Es excelente para obtener un perfecto rendimiento sexual.

Almeja: Hay muchas culturas norteamericanas que confían en las propiedades afrodisíacas de este molusco.

Almendra: Símbolo de la fertilidad. Se cree que su aroma induce a la pasión femenina.

Apio: Aviva el deseo porque contiene feromonas (sustancias segregadas por hombres y mujeres, que se perciben a través de la nariz, que aumentan la libido y el deseo).

Canela: Es muy aromática. A más de ser afrodisíaca es antiséptica. Astringente y estimulante.

Caviar: Son los huevos del esturión. Tienen un gran contenido proteínico y es estimulante de los instintos sexuales.

Chocolate: El alimento de los dioses para los aztecas. Es rico en antioxidante y por supuesto en sabor.

Espárrago: Excita el deseo corporal en el hombre y en la mujer.

Durazno: Está asociado con el deseo y los instintos carnales.

Naranja y uva: Se daban a los recién casados, ya que por medio de sus semillas bendecirían la unión con muchos hijos.

Ostra: Sus poderes afrodisíacos se notan más si se come cruda. Es uno de los pocos alimentos que contiene zinc (integrante de la testosterona).

Pimienta: En Oriente se usa mucho para incitar a la intimidad. Se mezcla con ginseng y jengibre en partes iguales.

Trufa: Contienen feromonas, por lo tanto, se le atribuyen efectos afrodisíacos.

Recuerde que lo importante es la disposición y las ganas de desinhibirse que usted tenga a la hora de degustar una comida con algo más que un picante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here