La Asociación Argentina de Tecnología Espacial lanzó desde San Juan una cápsula estratosférica. Fue para probar un ordenador a control remoto. Llegó a una órbita de 20 kilómetros

 

La Asociación Argentina de Tecnología Espacial lanzó, desde el centro del país, una cápsula estratosférica hacia una órbita de 20 kilómetros para probar cómo comandar a un ordenador en forma remota.

 

La cápsula, denominada «Clementina» en homenaje al primer ordenador de uso científico que llegó a Argentina hace 50 años, tuvo además la finalidad de alentar a los jóvenes el interés por la ciencia y la tecnología espacial.

 

El lanzamiento, por medio de globos de helio que propulsaron la sonda, se llevó a cabo desde el Parque Astronómico de la ciudad de La Punta, en la provincia de San Luis, que es sede del VI Congreso de Tecnología Espacial.

 

Los organizadores esperaban que la cápsula alcanzara los 30 kilómetros de altura, pero el globo explotó a los 20.000 metros, lo que «obligó a adelantar el corte programado que separa el globo de la carga» para iniciar la caída, explicaron en un comunicado.

 

«Clementina», que alcanzó los 20 kilómetros en poco menos de una hora de vuelo, descendió luego a una media de 17 kilómetros por hora hasta aterrizar en la misma provincia de San Luis.

 

La sonda, que estaba previsto que cayera en un área que abarca cuatro provincias, llevaba tres sistemas de posicionamiento para permitir su rastreo. El muñeco «Gaturro» y el robot «Clemente» fueron los únicos tripulantes del dispositivo, que llevó además en su interior varios objetos que serán subastados a beneficio de un comedor.

 

Durante el viaje, tres cámaras de alta definición capturaron desde distintos ángulos diferentes imágenes del vuelo. De esta forma, la travesía, que fue transmitida por internet, dejó imágenes del territorio argentino desde el espacio, de la curvatura de la Tierra y de la oscuridad del espacio.

IMAGENES AEREAS

La cápsula fue elevada a 20 mil metros de altitud con un globo de Helio desde el Parque Astronómico de la Universidad de La Punta (ULP), en San Luis, como experimento científico para obtener imágenes aéreas en alta definición del recorrido que demandó casi una hora de vuelo.

 

La cápsula, un cubo de unos 25 centímetros de lado, descendió desde los 20 mil metros a una velocidad de 17 kilómetros por hora, en cercanías de la localidad de Juan Llerena y a pocos kilómetros de la ruta nacional 148, en el noreste provincial.

 

Los especialistas esperaban que la cápsula alcanzara los 30 kilómetros de altura, al límite entre la atmósfera y la estratósfera. «El destino final estaba dentro de los planes previstos por los técnicos», informaron los técnicos de la ULP.

 

«Lo que pasó es que el globo alimentado por gas Helio que propulsó a Clementina explotó a los 20 mil metros y obligó a adelantar el corte programado que separa el globo de la carga útil», que es la cápsula, para iniciar la caída, explicaron.

 

El equipamiento de la cápsula incluyó «tres cámaras de alta definición, para tomar imágenes de cultivos». El vuelo fue seguido por miles de personas a través de Internet, en tanto en el lanzamiento estuvieron presentes científicos de Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela, México y Estados Unidos, que participan del 6° Congreso de Tecnología Espacial.

 

El encuentro se realiza hasta hoy en la provincia puntana organizado por la Asociación Argentina de Tecnología Espacial (AATA) con el apoyo del fondo Foncyt, que depende del ministerio de Ciencia y Tecnología, y es el único de estas características en la región.

 

La iniciativa del experimento de la cápsula tuvo como responsables a Claudio Regis, del programa televisivo Dominio Digital, y el ingeniero Pablo De León, investigador principal de la NASA, director del laboratorio de desarrollo de trajes espaciales de la estadounidense Universidad de North Dakota e integrante de la AATA.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here