En los próximos días se pondrá a consideración de Cristina Fernández, un proyecto de ley para impulsar la industria del libro y lograr que este sector vuelva a ser líder en producción nacional

 

La ministra de Industria Débora Giorgi realizó esta afirmó que en los próximos días se pondrá a consideración de la presidenta de la Nación un nuevo proyecto para impulsar la industria del libro. Así los aseguró en el marco de la reinauguración de la sede de la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines (FAIGA), en el que también participaron el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, y el titular de la entidad anfitriona, Anselmo Morvillo.

 

“Pondré en consideración de la Presidente un proyecto (de ley) para impulsar la industria nacional del libro y lograr que este sector vuelva a ser líder en producción nacional y exportaciones en Iberoamérica, alentando inversiones, generando empleos y sin modificar la premisa fundamental del Gobierno: que el libro no pague el IVA”, indicó Giorgi.

 

En tal sentido, añadió que “los libros de origen extranjero no pagan el IVA en origen ni al entrar al país, mientras que los nacionales lo pagan sobre los insumos que utilizan y acumulan así un costo tributario que impacta en el valor final”.

 

“Esto no implicará de ninguna manera que los libros paguen IVA al consumo y se mantendrá la desgravación tributaria existente, lo que se busca es que el sobrecosto que le genera a la industria nacional el pago del IVA en la compra de insumos pueda ser neutralizado con una propuesta creativa que no afecte lo fiscal”, explicó.

 

Participaron del acto, además de Giorgi, el secretario de la Pequeña y Mediana Empresa, Horacio Roura, y los vicepresidentes de la UIA, Federico Nicholson y Juan Carlos Sacco, que a su vez también es vicepresidente de FAIGA.

 

“La Argentina consume 76 millones de libros al año, de los cuales el 78 por ciento se importa”, por lo que “estamos trabajando para presentarle a la Presidenta un proyecto creativo que contemple un fuerte impulso a la producción nacional, ya que el año pasado se importaron libros por 115 millones de dólares y necesitamos una industria más fuerte”, remarcó la ministro.

 

Por su parte, Morvillo aseguró que la industria gráfica tiene “una cadena de valor inquebrantable”, mientras que Sacco destacó que el sector “exporta valor agregado”, lo que posibilitó que en los últimos años “la industria gráfica argentina sea la número uno de América Latina, superando a Brasil”.

 

FAIGA nuclea a 7.000 empresas gráficas, que emplean a más de 70 mil personas y cuya producción representa casi el 7 por ciento del producto bruto interno (PBI).

 

El año pasado, las exportaciones del sector “superaron los 350 millones de dólares, en forma directa, y los 1.500 millones de dólares, de manera indirecta”, dijo Sacco durante el acto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here