Fue en el escenario principal, donde se realizó un homenaje al rock argentino y de los shows de Estelares, Auténticos Decadentes y Pericos, entre otros.

El escenario República colocado a espaldas del Obelisco y apuntando hacia la avenida 9 de Julio, albergó al rico pasado y al ecléctico presente del rock argentino en la primera de las noches musicales por el festejo del Bicentenario.

Antes de las 20 y para acompañar a la gente que ya se agolpaba a los pies del escenario, subieron los cordobeses de los Cocineros para tocar su mezcla de rock, ska, cumbia y canzonetas italianas.

La gran apertura de la noche la dio Litto Nebbia con su grupo La Luz, integrado por el baterista Daniel Colombres, el bajista Federico Boaglio y el guitarrista Gonzalo Aloras con los que canto «Viento dile a la lluvia” y «Quien quiera oír que oiga” de la banda de sonido de Eduardo Mignona sobre la juventud de Eva Duarte de Perón.

Luego Lito repaso sus recientes volúmenes de homenaje al rock argentino, con Aloras cantando «No quiero volverme tan loco” de Charly García, a lo que siguió solo en piano cantando «Yo vivo en una ciudad” de Pedro y Pablo.

Unos minutos después subió Miguel Cantilo que solo con su guitarra hizo «Credulidad” de Luis Alberto Spinetta y más tarde «Malena no te rindas” de Roque Narvaja. En este homenaje pasaron los ex Almendra Rodolfo García y Emilio Del Guercio, el ex Vox Dei Ricardo Soulé, Silvina Garré, León Greco, Antonio Birabent y Fito Páez.

El cierre fue con todos haciendo una celebradísima versión del himno primigenio del rock argentino «La balsa”, primer single de la movida joven, y un pedido para que Gustavo Cerati se recupere del accidente cerebro vascular que sufrió hace pocos días.

Minutos después de las 22 subieron al escenario los Arbol, esta vez sin su vocalista Pablo Romero, por lo que la responsabilidad quedo en manos del guitarrista Hernán Bruckner, el bajista Sebastián Bianchini y el baterista Martín Millán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here