Sergio Balbi, el conductor del tren de Ferrobaires que en febrero chocó con otra formación y provocó cuatro muertos y más de 120 heridos enviaba mensajes de texto con su celular segundos antes de que se produzca la tragedia, motivo por el cual no vio la señal que le indicaba que frenara.

Fuentes judiciales informaron que Sergio Balbi envió tres mensajes de texto, con una diferencia de un minuto entre cada uno, segundos antes que colisionara con el tren de la empresa San Martín, el 16 de febrero en cercanías de la estación San Miguel.

La información fue revelada por una empresa de telefonía celular ante el pedido del juez federal de San Martín Juan Manuel Yalj, quien solicitó conocer los mensajes de texto que envió Balbi y sus horarios.

El requerimiento fue hecho porque cuando el celular fue secuestrado, tras el accidente, el chip registraba que los mensajes de texto de ese día habían sido borrados.

«Balbi estaba haciendo algo que no era ver las señales, por eso no observó la luz amarilla. El estaba sobre la izquierda del tren y era su obligación ver las señales», explicaron las fuentes.

El conductor y su acompañante, Carlos Raviola, fueron procesados el 9 de marzo sin prisión preventiva por los delitos de homicidio culposo y lesiones leves culposas, graves y gravísimas, porque «no cumplieron los reglamentos a su cargo», como era respetar las luces rojas y conducir con los frenos habilitados.

Para el juez Yalj, Balbi «desantendió» la luz amarilla que le indicaba que debía disminuir la velocidad, mientras que Raviola fue el primero en ver la formación del San Martín parada en las vías, pero tenía «el freno de emergencia con candado», lo que le impidió accionarlo.

La resolución no fue apelada por la defensa de los maquinistas, pero sí por el fiscal Paul Starc, quien reclamó que los acusados sean procesados por el delito de homicidio simple, más grave que el culposo considerado por el juez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here