El ex gobernador santafesino y ex candidato presidencial por el socialismo señaló que la pelea entre el kirchnerismo y el líder de la CGT «es un problema serio y muy duro». A su juicio, la central obrera es una institución a la que «hay que respetar». «Nosotros debemos avanzar sobre los derechos de la gente», advirtió

En medio de esta confrontación, el santafesino pidió anoche a la presidente Cristina Kirchner que convoque a empresarios y gremialistas para enfrentar una posible crisis producto de la eclosión en Europa: «Es un momento que tenemos que aprovechar», enfatizó.

En declaraciones televisivas, estimó que la lógica de esta pelea «es por cuotas de mayor poder dentro del Ejecutivo». Y subrayó que la discusión que están teniendo «no le hace bien ni al Gobierno ni a los argentinos».

«Ahora, no se soluciona con el enfrentamiento, si no, hemos olvidado nuestro pasado. Tenemos que pensar que el futuro, que se escribe hoy es con el diálolgo, no hay otra forma», advirtió.

En su visión, los integrantes de la CGT «no son enemigos, son parte de la realidad argentina», y volvió a defender su promocionada reunión con Moyano durante la última campaña electoral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here