La pareja del padrastro de Tomás Dameno, el niño de 9 años asesinado en Lincoln, declaró hoy por segunda vez ante la fiscalía y negó haber estado con Adalberto Cuello en el momento del crimen.

«Yo ese día fui a trabajar y nada más. Teníamos una relación normal y buena», aseguró la mujer. En su primera declaración, había manifestado que estaba con el padrastro del niño.

Por otro lado, los investigadores determinaran que Cuello pudo haber levantado a la víctima a la salida del colegio, asesinarla, llevarla al lugar donde se encontró su cadáver y regresar a su casa en sólo 14 minutos.

Los detectives encargados de la investigación realizaron los recorridos posibles y determinaron que, yendo a una velocidad de 40 kilómetros por hora, el imputado podría haber ido del colegio de Tomás al campo donde apareció asesinado en un lapso de ocho minutos y de ese sitio a su domicilio, en otros seis.

El dato es clave porque permitiría inferir que a Cuello le sobró el tiempo para buscar a Tomás a las 12.10 del martes, asesinarlo y estar en su casa a las 12.53, cuando ingresó a su Facebook para subir dos fotografías.

Además, los investigadores hallaron la mochila escolar del niño, el guardapolvo y el supuesto arma con el que lo habrían matado.

Los elementos fueron encontrados en el autódromo de esa ciudad, camino al campo donde el jueves apareció el cuerpo del niño de 9 años, a quien se lo había visto por última vez el martes al mediodía tras salir de la escuela.

En la causa, el único imputado sigue siendo Adalberto Cuello, ex pareja de la madre del niño, quien permanece detenido a disposición de la Justicia. Al declarar ante el fiscal, trascendió que habría admitido que odiaba a Tomás, pero negó que lo haya asesinado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here