Un día después del veredicto de la Cámara de Casación que, entre otras medidas, dispuso la apertura de la cuadra de Bartolomé Mitre en la que funcionaba el establecimiento, los parientes de las víctimas se mostraron disconformes con la decisión.

Después del veredicto de la Cámara de Casación que se dio a conocer ayer tras las apelaciones del juicio oral por la tragedia de Cromañón, los familiares de las víctimas manifestaron sus opiniones al respecto.

Uno de los puntos más conflictivos sobre el que eligieron pronunciarse fue la decisión del tribunal de que la calle Bartolomé Mitre, donde funcionaba el boliche, sea reabierta al tránsito.

Nilda Gómez, madre de una de las personas fallecidas, Mariano, señaló en declaraciones radiales: «La gente erigió un santuario con las fotos de los chicos, las zapatillas, rosarios, de todo». Y agregó: «La sentencia me cae mal, porque el tribunal no tiene nada que decir sobre la calle, porque no es su tema»,

En el mismo sentido, Mónica, madre de Marianela, habló sobre la importancia que tiene el lugar físico para mantener viva la memoria de su hija. «Es el único lugar donde puedo ir a recordar a mi hija. Allí fue donde dio sus últimos pasos mientras intentaba salvar su vida. Es una vergüenza de la Justicia», expresó.

Luis Fernández, padre de Nayla, aseguró que «antes de abrir la calle nos tendrán que pasar por arriba», y responsabilizó a Macri de estar detrás de esa decisión, «como lo intentó hacer antes».

La voz discordante la aportó José Iglesias, padre de un chico que murió en medio del incendio: consideró que si bien que es necesario preservar un espacio para el recuerdo de sus seres queridos, eso no debe significar que la calle siga cerrada. «Ahora parece sólo un obstáculo para el tránsito y nada más», manifestó.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here