Beck Laxton y Kieran Cooper habían presentado a Sassha ante sus conocidos como «el infante». Al momento de inscribirlo en la escuela, sus progenitores tuvieron que revelar la verdad oculta desde el nacimiento.

 

Crédito foto: Gentileza Mirror

 

En sus primeros años de vida, Sasha usó alternativamente vestimenta de niño y de niña, lo que dejaba dudas a los familiares. Utilizó con juguetes «sin género», en una casa privada de televisión.

Sus padres, Beck Laxton y Kieran Cooper -una pareja de Sawston, en Cambridshire, Reino Unido-, decidieron revelar el sexo de su hijo solo cuando se vieron obligados a enviarlo a la escuela.

«Quería evitar todo estereotipo», explicó Beck, la madre, una periodista digital. Igual que su compañero, no quiso conocer el sexo del bebé apenas nació. Lo supo recién media hora después del parto: había tenido un varón.

El de Sasha no es el único en el mundo. En mayo pasado, una pareja canadiense, Kathy Witterick y David Stocker, decidieron que su bebé, al que llamaron «Storm» (Tormenta), crecería «sin sexo».

«El sexo de un niño no debería determinar su puesto en el mundo», declararon al periódico británico Times.

Cuando nació, enviaron una carta a sus allegados diciendo que en «homenaje a la libertad de elección contra toda limitación» no harían el anuncio acerca del sexo del niño nacido.

«Es una toma de posición a favor del mundo que Storm puede encontrar en la vida: un lugar más progresista», declaró su padre.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here