Pese a no tener ninguna enfermedad que le impida andar, la joven, siempre usa una silla de ruedas y se comporta como si tuviera las piernas paralizadas.

ParaplejicaChloe Jemmings es una mujer británica que sufre un Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal, una enfermedad que hace que quienes lo padecen, sientan el deseo de ser discapacitados o amputarse partes de su cuerpo.

“La primera vez que me senté en la silla de ruedas, me sentí muy bien. Me sentí como si estuviera en un lugar al que pertenezco”, dijo. “Algo en mi cabeza me dice que mis piernas no deberían funcionar (…) Al tener cualquier sensación en ellas, se siente como si algo estuviera mal”.

Desde muy pequeña ha realizado peligrosos intentos para quedarse parapléjica, reconoce que ha habido momentos en el que ha temido por su vida. Entre los 12 y 16 años llegó a fracturarse cinco huesos, intentando conseguir su deseo.

Practica muy ha menudo el esquí, le apasiona porque es un deporte que aumenta las posibilidades de sufrir accidentes. “Hacer una actividad que me dé la oportunidad de quedar parapléjica me da una sensación de alivio” dijo a los medios británicos.

Finalmente parece que su deseo se va ser realidad ya que hay un médico dispuesto ha paralizar las piernas contándole los nervios del ciático y femoral.

Pero para ello debe reunir 25.000 dólares que es lo que cuesta la intervención, el precio es el único factor por el cual aun no se ha operado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here