La Unión Europea se comprometió a reconocer la figura del «derecho al olvido» para Internet. De esta forma, y modificando su directiva de protección de datos, la UE tratará de terminar con un tema que suscitó distintos debates a lo largo de 2011 y por el que se generaron fuertes cruces con, sobre todo, las redes sociales como Facebook o Twitter.

«La información es poder, y la información acerca de las personas es el poder sobre la gente», reclamó un estudiante de Derecho austríaco que cursaba sus estudios en Irlanda, y quien, además, presentó más de 20 quejas ante la Comisión de Protección de Datos del país británico contra Facebook al descubrir que la Red Social almacenaba más de 1.200 páginas con datos personales de él de toda índole, entre los cuáles también había conversaciones.

La principal queja del joven radicaba en el hecho de que esa información no debía estar en posesión de la red social más grande del mundo, sobre todo, porque él había decidido dar de baja su perfil y estimaba que esos datos serían borrados de la web.

Por estos motivos, el Derecho al Olvido, es decir, a que la información de los usuarios desaparezca cuando los perfiles o cuentas sean cerradas, se vio vulnerado, y es esta razón la que motivó a la Unión Europea a volverse contra las redes sociales una vez en lo que va de 2011. Así es como la comisionada de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía de la UE, Viviane Reding, decidió solicitar a las autoridades que este reclamo se incluya en la nueva Directiva de Protección de Datos que regirá en toda Europa.

Ya en marzo de este año, Reding había incorporado una normativa provisoria que contemple el Derecho al Olvido. Al respecto, también aseguró que “cualquier compañía que opera en el mercado europeo o para cualquier producto online que tenga como compradores a consumidores de la Unión Europea (UE) debe cumplir con la reglas de la UE».

Entonces, el encargado del área de privacidad de Facebook, Richard Allan, había salido al cruce de esta iniciativa: “Lo que necesitamos es encontrar mecanismos que puedan ocuparse de las excepciones en vez de imponer cosas a los usuarios mayoritarios que se sienten cómodos poniendo información online”.

Ahora, la idea es incorporar obligatoriamente esta normativa para que rija en toda la UE, que fue modificada por última vez, a estos efectos, en 1995, por lo que Reding consideró necesario actualizar el marco de la legislación al respecto.

Entre algunas observaciones, la comisionada también destacó que «la implementación de la nueva legislación no afectará al trabajo de los periodistas que publican y almacenan noticias de interés público», como parte de una serie de excepciones con las que contará su iniciativa.

La idea de Reding surgió a raíz del trabajo de campo que viene llevando a cabo desde comienzos de 2011 entre usuarios de diferentes redes sociales. Luego de su labor concluyó que lo mejor era realizar modificaciones a este respecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here