Tagg Romney, un hijo del candidato republicano Mitt Romney, aseguró que le hubiera gustado pegarle al actual mandatario demócrata Barack Obama cuando este último trató de «mentiroso» a su padre durante el segundo debate presidencial.

Tagg realizó esas declaraciones a modo de broma en una entrevista en una radio de Carolina del Norte. En diálogo con la radio, sostuvo que cuando escuchaba a Obama llamar «mentiroso» a su padre sentía ganas de «saltar del asiento, bajar las escaleras a toda prisa y golpearlo».

En ese sentido, a modo de dejar tranquilos a los oyentes, explicó: «No se puede hacer eso porque, bueno, en primer lugar porque hay un montón de Servicio Secreto entre tú y él, pero también porque es lo natural del proceso, van a hacer todo lo posible para tratar que mi padre parezca alguien que no es».

Tagg también confesó que su padre suele sentir nervios antes de los debates presidenciales. «Él estaba aterrorizado antes de llegar allí», sostuvo y aclaró que «sentía mariposas en el estómago».
Obama, pasó a la ofensiva en su segundo debate con Mitt Romney, acusando de no ser sincero a su rival republicano, criticando su plataforma electoral y recuperando el centro de la escena luego de haber perdido claramente el primer duelo verbal.

A menos de tres semanas de las elecciones, Obama no perdió un minuto y de inmediato fustigó a Romney por haberse opuesto al rescate estatal de la vital industria automotriz, y dijo que la bancarrota ordenada que aconsejó habría impedido la recuperación de
un millón de puestos de trabajo.

Y apenas Romney replicó para rechazar las acusaciones, el presidente demócrata lo acusó de mentiroso, cargo que repitió al menos otra vez en su segunda intervención. «Lo que acaba de decir el gobernador Romney sencillamente no es verdad», dijo Obama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here