Nuevo panorama para la ganadería provincial

Con la capacidad que se prevé instalar inicialmente, podrían pasar por cada feed lot unos 6.000 animales al año.
Esos predios podrán recibir también, en sus instalaciones, a las vaquillonas de segundo servicio y vacas viejas, que deben ser eliminadas del rodeo luego de haber criado su último ternero.Será una herramienta de manejo que permitirá al productor superar las dificultades de la escasez de forraje y defender mejor los precios para el caso de algunos productos pecuarios.

La inversión inicial de $1.500.000 -oportunamente gestionados ante la nación por el gobierno de Mendoza- se aplicará a la realización de obras de infraestructura y adquisición de maquinaria para equipar los establecimientos cuyos enclaves se situarían en Santa Rosa -junto al predio donde se realiza la Feria Ganadera, sobre la ruta nacional 7- en el distrito La Llave de San Rafael y en Carmensa o Bowen (aún no estaría definido) en General Alvear.

La decisión del gobierno llegó como respuesta a la inquietud planteada en su momento por el sector ganadero ante el ministerio de Producción, Tecnología e Innovación de la provincia, frente a la necesidad de resolver problemas de manejo (particularmente en épocas de sequía), en los campos de cría.

Sobre este punto, el asesor técnico de la dirección de Ganadería, Dr. Eduardo Naldini, señala que en el árido mendocino “hay por lo menos un año seco cada tres” y recuerda, para darle sustento a su advertencia, las dificultades recurrentes originadas por la falta de lluvias en los años 2001, 2003 y 2009.

De todos modos, la mala condición corporal que ya evidenciaban las hembras en el verano -lo que dificulta su entrada en celo- se reflejó, inevitablemente, en menores índices de preñez. Consecuentemente, cabe esperar menos nacimientos en esta primavera y una acotada zafra de terneros en 2010.
Ahora, la posibilidad de disponer de estos establecimientos para recibir y poder manejar mejor las crías en forma anticipada a lo que sería el destete en condiciones naturales, permitirá alivianar la carga de los campos de secano, dejando las escasas pasturas naturales disponibles para las madres.

Esto es así porque se prevén dos ciclos de destete, considerando que la temporada que concentra el grueso de los nacimientos se extiende entre septiembre y enero del año siguiente. Además, estas plataformas se utilizarían el resto del año para desarrollo de engorde a corral.