El presidente francés, Nicolás Sarkozy, afirmó desde la escuela judía que fue tiroteada este lunes en Toulouse, suceso en el que murieron cuatro personas, tres de ellas niños, que Francia no cederá al terror y que «el odio no puede ganar».

«No debemos ceder ante el terror», subrayó en el centro escolar Sarkozy, quien resaltó que «la barbarie, la crueldad no puede ganar, el odio no puede ganar» porque «la República es mucho más fuerte».

Consideró que los hechos constituyen «un drama» y «una tragedia nacional» e insistió en que «hay que hacer todo lo posible para que el asesino sea detenido y rinda cuenta de sus crímenes».

Para conseguirlo, hizo un llamado «a la calma» y «a la confianza en las instituciones».

Además advirtió al autor de la matanza de que «se hará todo para encontrarlo y para que rinda cuentas».

Los muertos son un profesor de la escuela Ozar Hatorah y dos de sus hijos, así como la hija del director. Entre los heridos hay un adolescente en estado muy grave.

El presidente francés, quien anunció que el martes se guardará un minuto de silencio en todas las escuelas del país, hizo hincapié en que «este asesinato no afecta sólo a la comunidad judía. Toda la comunidad nacional está conmocionada».

El jefe del Estado constató «la similitud de la forma de operar del drama de hoy (lunes)» con los asesinatos de un militar también en Toulouse el pasado día 11 y de otros dos paracaidistas en la vecina ciudad de Montauban el 15.

Se trata en particular del uso de munición del mismo calibre, 11,43, y de que en los tres casos el asesino utilizó una moto de gran cilindraje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here