Este sábado, las autoridades japonesas emitieron una primera alerta de contaminación en productos de consumo tras detectar niveles elevados de radiactividad en leche y espinacas en las prefecturas de Fukushima y de Ibaraki, cercanas a la central nuclear accidentada.

Y en Tokio y otras localidades las autoridades detectaron rastros de yodo radiactivo en el agua corriente, aunque inferiores al límite legal permitido en Japón.

El temor a sufrir radiaciones desencadenó un éxodo de extranjeros, sobre todo después de que Gran Bretaña, Francia y otros países aconsejaran a sus ciudadanos que partieran de Tokio, situada a 250 km de la central.

México repatrió ya a un centenar de personas y Argentina anunció un vuelo para los ciudadanos que deseen salir del país.

Los extranjeros que no quieren abandonar Japón encuentran refugio al sur del archipiélago, especialmente en Osaka, la segunda ciudad del país, donde Alemania ha instalado una embajada provisional.

Pero la desconfianza se instaló entre los habitantes de las regiones cercanas a la central por las informaciones juzgadas muy técnicas y parciales.

«Sólo quiero que el gobierno nos diga la verdad», declaró Teechi Sagama, un director de escuela de Miyako, en medio de la zona devastada.

En los países extranjeros los temores por la contaminación radiactiva eran elevados. Por primera vez se detectaron en California restos «minúsculos» de radiactividad procedente de Fukushima, anunció el viernes el ministerio de Energía estadounidense.

El último balance de la policía contabiliza 7.320 muertos y más de 11.300 desaparecidos como consecuencia del sismo y el tsunami en el noreste de Japón.

El terremoto de magnitud 9, el más fuerte jamás registrado en el archipiélago nipón, provocó un tsunami con olas de hasta 23 metros, según un estudio científico japonés.

La situación sigue siendo complicada para alrededor de 440.000 siniestrados, enfrentados al frío intenso y a la escasez de alimentos, agua corriente y electricidad en algunos centros de acogida.

Agencia, Dumiaki Hayakawa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here