Google ha sido acusada de «espiar» a los usuarios de Safari, el navegador web de Apple. Supuestamente, Google ha utilizado un software que permite monitorizar las actividades, de forma que podrían conseguir datos útiles para el envío de publicidad. Sin embargo, Google ha asegurado que han utilizado una conocida funcionalidad de Safari pero siempre «con el consentimiento de los usuarios» y que las cookies «no recababan información personal».

Según recoge el diario estadounidense The Wall Street Journal, Google y otras empresas de publicidad habrían conseguido saltarse la configuración de privacidad de millones de personas que utilizan el navegador Safari de Apple a través de un código de programación.

Las empresas utilizaron, supuestamente, el código de programación especial, pese a que Safari, el navegador predeterminado en dispositivos de Apple, está diseñado para bloquear este tipo de rastreo por defecto.

La compañía de Mountain View asegura que el diario «ha descrito erróneamente lo que ha ocurrido y cómo ha ocurrido». Google asegura que «con el consentimiento de los usuarios» han utilizado una conocida funcionalidad de Safari para «proporcionar características suyas cuando habían iniciado sesión en Google». Desde Google han recalcado que esas cookies relacionadas con la publicidad «no recaban información personal».

La compañía asegura que para poder habilitar estas funcionalidades creó un «enlace de comunicación temporal» entre los navegadores de Safari y los servidores de Google, de manera que podían determinar «cuando los usuarios de Safari habían iniciado sesión también en Google y habían optado por este tipo de personalización».

«Esto lo diseñamos de manera que la información que pasara entre el navegador de Safari y los servidores de Google fuera anónima, creándose una auténtica barrera entre su información personal y el contenido por el que navegan», han confirmado.

Sin embargo han asegurado que Safari contenía una funcionalidad que permitía a otras ‘cookies’ de Google relacionadas con los anuncios instalarse en el navegador. «No anticipamos que esto pudiera pasar y por eso hemos comenzado a eliminar estas cookies de los navegadores de Safari».

Por último, Google ha afirmado que los usuarios de otros navegadores no se han visto afectados ni tampoco aquellos usuarios de Safari que habían expresado su voluntad de no participar en el Programa de Publicidad basado en intereses de los de Mountain View.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here