El secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, afirmó esta noche que la «única compañía que no pudo argumentar ningún tipo de defensa» sobre la denuncia de sobreprecios en la venta de gasoil a granel, formulada por la Secretaría de Transporte y ocho cámaras empresarias, fue Repsol-YPF.

 

 

 

Luego de la difusión de un comunicado de Repsol-YPF en el que la empresa «rechaza de plano la denuncia formulada por autoridades del gobierno nacional», Schiavi reiteró que hay «sobreprecios» por parte de «algunas compañías, principalmente por parte de YPF, que fue la única empresa que no pudo argumentar ningún tipo de defensa sobre esto».

 

«No puedo entender el comunicado de Repsol-YPF, a no ser que estemos hablando de dos empresas. Una a la que mandan a dialogar con los funcionarios públicos y otra compañía que opera en los medios de comunicación tratando de generar la idea de que Repsol-YPF no ha violado la ley», acusó Schiavi en declaraciones al canal de noticias C5N.

 

El Secretario de Transporte aclaró que el encuentro, «independiente del proceso administrativo de denuncia que comenzó el Estado y que lleva adelante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia» tuvo por objeto «analizar cómo podemos resolver esta situación» y «organizar un sistema para que a los transportistas no les cobren un sobreprecio en sus productos a granel».

 

En ese sentido, argumentó que el comunicado de la compañía le «llama poderosamente la atención» porque «altera el espíritu con el cual trabajamos hoy en la reunión, y que fue el de ver cómo resolvemos un problema que le resta competitividad al transporte y a la producción nacional».

 

«El Estado no va a ser neutro con este tema, no vamos a ser un Estado bobo que va a dejar pasar el tema. Por eso, estamos interviniendo para atrás con una denuncia formal y para adelante llamándolos a dialogar en la búsqueda de consenso, como quedamos hoy», agregó.

 

Sobre el encuentro que se desarrolló hoy a puertas cerradas en la Secretaría de Transporte, en el Palacio de Hacienda, indicó que allí se «clarificó que este problema existe, que hay un problema de diferencia de precios significativo, en algunas compañías menos, en otras más, entre el precio que el automovilista compra a granel y el precio del surtidor».

 

Puntualmente, respecto de Repsol-YPF, el Secretario de Transporte denunció que existe una «diferencia ponderada» en sus precios que se manifiesta en «lo que le venden a los transportistas de pasajeros o de carga», situación que es «más grave» porque se trata de un actor en la producción que «lleva casi el 94 por ciento de la producción argentina».

 

La diferencia -dijo Schiavi- oscila entre un 12 y un 17 por ciento de sobreprecio en los productos a granel «como media de todas las provincias», y agregó: «Si pagan en efectivo en el surtidor les cobran un valor, y pagan un valor de un 20 por ciento más si lo hacen con una tarjeta de fidelidad que tiene la empresa, que se llama YPF Ruta, y es 10 por ciento más si lo pagan a granel».

 

Para Schiavi, el corazón del conflicto está en que «estamos en presencia de un mercado no transparente» que tiene sobreprecios en sus tarifas, y «nadie explica por qué», al tiempo que remarcó que esto no debería ocurrir ya que «no hay ninguna diferencia en el costo de un flete entre una estación de servicio y el de un expendio a granel».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here