Puerto España, enviado especial
Al inaugurar la Cumbre de las Américas, calificó el embargo a la isla como “un anacronismo” y abogó para que las naciones se relacionen con Washington “no desde la subordinación sino desde la colaboración”. «Se torna imprescindible dotar de fondos a los organismos multilaterales» para que financien «planes de infraestructura y capacitación» que ayuden a «dar continuidad al crecimiento».

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró hoy en Trinidad y Tobago, al inaugurar la V Cumbre de las Américas, que «éste debe ser el primer paso para un nuevo orden regional» e indicó que en la cuarta Cumbre de Mar del Plata «se produjo un punto de inflexión para el continente».

«En esa Cumbre, distintos países con distintas historias e ideas le dijeron no al ALCA. Pero hubo algo más que eso. Aquella reunión de Mar del Plata simbolizó el nacimiento de una nueva forma de razonamiento de nuestras naciones», afirmó la Presidenta.

“En Mar del Plata nos plantamos en nuestras ideas y experiencias y dimos una respuesta a lo que durante muchas décadas fue una relación traumática. Primero por la Guerra Fría y el conflicto Este-Oeste que significó dictaduras y paradojas», dijo Cristina.

«Esa paradoja se dio por ejemplo con la expulsión de Cuba de la OEA en 1962 con el argumento de su adhesión al marxismo-leninismo, que supuestamente violaba el principio de unidad hemisférica consagrada por el TIAR. Pero en 1982 la Argentina fue agredido por un país que no pertenecía al hemisferio y allí no se aplicó la doctrina del TIAR», indicó.

Cristina destacó que ahora “el gran desafío es la integración y no la injerencia en nuestros países» y señaló que «nuestras economías deben poder contar con instrumentos que nos ayuden a otorgarles sustentabilidad», agregó.

Además, consideró que «es imprescindible dotar de fondos a los organismos internacionales de crédito como el BID, para que a través de distintos planes podamos otorgar continuidad y sustentabilidad al crecimiento de nuestras economías emergentes».

En otro tramo de su discurso, la Presidenta reiteró la postura argentina contra el bloqueo estadounidense sobre Cuba. “Es un anacronismo el bloqueo a la hermana Cuba y pedimos su levantamiento», sentenció, y señaló luego que el gobierno nacional reconoce «lo que ha hecho Obama al establecer la anulación de las absurdas restricciones impuestas por George Bush».

Añadió que Cuba «ha manifestado su apertura total para hablar con los Estados Unidos sobre todas las cuestiones, por lo que creemos que estamos ante una segunda oportunidad de construir una nueva relación que no es posible dejar escapar».

Finalmente, Cristina resaltó que “en los últimos cuatro años, las economías americanas crecieron» y señaló que la Argentina «ha registrado el crecimiento más importante de los últimos 200 años».

«Esto ha significado avances sociales. Hoy vemos amenazados estos logros conseguidos con sacrificios por el derrumbe internacional en el que no hemos tenido nada que ver. Por eso, es importante plantearnos la necesidad de construir un nuevo orden regional que de cuenta de las transformaciones de un mundo que no será ya el mismo. Eso significa relacionarnos no desde la subordinación sino desde la colaboración y cooperación», dijo.

«El Consejo de Washington fue una tragedia para nuestras economías» y aclaró que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, «no fue responsable de ese sistema ni del mundo bipolar», explicó.

«Quizá Obama también vio fronteras adentro y por su color de piel pisoteados sus derechos en todo sentido. Esto debe hacernos entender lo que nos ha pasado y permitirnos desde ahora construir algo diferente», añadió.

“En los últimos cuatro años el mundo cambió profundamente», sostuvo Cristina, e indicó que la presidencia de Barack Obama «evidencia también ese cambio».

“Era impensable que un dirigente sindical como Lula, un integrante de pueblos originarios como Evo Morales en Bolivia fueran presidentes en la década del ’90″ y añadió que «en estos cuatro años se derrumbó el mundo del 2005: el del pensamiento único en materia económica, sin existencia del Estado y con la sola presencia del mercado», concluyó.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here