Dos edificios de las fuerzas de seguridad en Damasco han sido objetivos hoy de sendos atentados con coches bomba que han dejado al menos 27 muertos. La televisión estatal siria ha informado de que las explosiones se han producido con minutos de diferencia junto a un complejo de los servicios de inteligencia y un edificio de la policía en el distrito de Al Qasa. Según el ministro de Salud, Wael al Halaqi, hay casi un centenar de heridos.

 

Las primeras pesquisas de las que ha dado cuenta la televisión siria indican que las explosiones han sido causadas por dos coches bomba. Uno de ellos estaba colocado frente a un complejo usado por los servicios de inteligencia del régimen del presidente, Bachar El Asad, mientras el otro ha estallado junto a una comisaría.

 

Los ataques se han producido un día después de que nuevas protestas contra el régimen se produjeran en varias ciudades del país, a pesar de la ofensiva del régimen para aplacarlas. Incluso en los suburbios de la capital siria -que desde hace semanas está bajo un férreo control militar- se registraron hechos de violencia.

El presidente El Asad acusa a «grupos terroristas» que intentan desestabilizar el país. De momento, ningún grupo ha reivindicado los atentados, pero Al Qaeda ha hecho recientemente un llamamiento a apoyar a los rebeldes sirios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here