Para Benedicto XVI, el SIDA «no se puede superar con la distribución de condones»

benedicto235Para el Papa, esa medida no es la respuesta adecuada para combatir la epidemia en África y, además, consideró que el reparto de preservativos «agrava el problema» y que el Vaticano alienta la abstinencia sexual. Fue la primera vez que se refirió a ese método de prevención.

 

 

El papa Benedicto XVI dijo hoy que distribuir preservativos no es la respuesta adecuada para combatir la epidemia del sida en Africa, al iniciar hoy en Camerún una gira por el continente.

«Es una tragedia que no se puede superar con la distribución de condones que, al contrario, agravan el problema», dijo el pontífice en declaraciones a la prensa a bordo del avión papal en vuelo hacia Yaundé, capital de Camerún, informó la agencia italiana ANSA.

Fue la primera vez que Benedicto XVI habló expresamente sobre el uso de condones, y dijo que la Iglesia Católica está al frente de la lucha contra el sida y que el Vaticano alienta la abstinencia sexual para evitar la extensión de la enfermedad.

Benedicto XVI indicó como único camino eficaz el de una «renovación espiritual y humana en la sexualidad».

En el pasado, sacerdotes y monjas que trabajan con víctimas del sida en Africa, el continente más afectado por la pandemia, cuestionaron la oposición de la Iglesia al uso de preservativos.

El Papa dijo también que planea hacer una llamado a la «solidaridad internacional» para ayudar a la empobrecida Africa a enfrentar la crisis económica mundial.

Benedicto XVI dijo que aunque la Iglesia no propone soluciones económicas específicas, sí puede ofrecer sugerencias «espirituales y morales» para hacer frente al problema.

Luego de describir la crisis como consecuencia de un «déficit de ética en las estructuras económicas», el Papa dijo: «Aquí es donde la Iglesia puede hacer una contribución» y calificó el tráfico de personas y su explotación como «nueva esclavitud».

«En un continente que, en el pasado, ha visto cómo muchos de sus habitantes eran cruelmente raptados y llevados a ultramar para trabajar como esclavos, el tráfico de seres humanos, especialmente de mujeres y niños inermes, se ha convertido en una moderna forma de esclavitud», denunció.

Y agregó: «En un momento de global escasez de comida, de confusión financiera, de cambios climáticos, Africa sufre de manera desproporcionada: un número creciente de sus habitantes acaba convirtiéndose en presa del hambre, de la pobreza, de la enfermedad».

La gira de Benedicto XVI por Africa durará siete días y lo llevará a Camerún y Angola. Africa es la región de crecimiento más rápido en el número de fieles a la Iglesia Católica Romana.

Por su parte, el presidente camerunés, Paul Biya, en el cargo desde 1982, aseguró al Papa que su país se esforzará por «responder a las expectativas de nuestro pueblo sobre el ejercicio de los derechos cívicos y la satisfacción de sus necesidades en materia de educación, salud y nivel de vida».

(Telam)