El Ministerio de Desarrollo Humano invitó a 35 microemprendedores para que expusieran sus productos en el Americanto. Hubo degustación de vinos, licores y quesos.

El Área de Promoción Laboral, en el marco del Americanto invitó a 35 microemprendedores para que expusieran sus productos. El director Promoción Social, Laboral y Educativa, Ulises Moyano, enmarcó la acción puntual con una fundamentación politica basada en la llegada de los microemprendedores a distintos puntos de nuestro territorio y señaló: “Tenemos como objetivo ofrecerles a los microempresarios acompañamiento, capacitación y un espacio de comercialización, como también a los artesanos del mercado artesanal.”

En tanto, Carlos Menconi, microempresario de Lavalle, expuso su stand de vinos y señaló que a la actividad la considera un incentivo familiar ya que sus seres queridos participan en ella. “Gracias al Área de Promoción Laboral he ido aprendiendo cosas. Ellos me asesoran en como mejorar mis productos, técnicas para cuidar las uvas y elegirlas, como expresarme con la gente. Yo noto que cuando estoy en lo mío, vendo. Y eso me ayuda a seguir adelante. Mi sueño es tener un saloncito de exposición y venta para poder mostrar el valor de lo que yo hago”.

El Programa de promoción a la microempresa tiene como objetivo dejar de tener subsidiados, para tener ciudadanos emprendedores y productivos. “Buscamos que el emprendedor tenga fuertes bocas de comercialización para que pueda empezar a crecer, que deje de ser ese emprendedor que hemos tenido mucho tiempo subsidiado para que empiece a ser un sujeto de crédito”, expresó Estela Toledo, responsable del Área Microempresa.

Este Programa, además trabaja con PYMES y con otras organizaciones que ayudan al crecimiento de estos emprendedores. Todos los productores pasan por un proceso de aprendizaje de técnicas de comercialización, de marketing y especificaciones en packaging. Éstas, posteriormente les permite competir en el mercado. Luego, una comisión evaluadora interdisciplinaria les otorga un certificado de calidad y clasifica sus productos en tres categorías: A, para vender a nivel provincial, nacional o internacional; B, vender a nivel local; y C, vender a nivel departamental.

Por otro lado, también se encontraban presentes con sus trabajos, los artesanos del Mercado Artesanal Mendocino. Este Programa denominado de Promoción al Artesano Folclórico, tiene como objetivo generar ingresos genuinos para artesanos rurales que residen en la zona del desierto y de frontera de la Provincia. “Es uno de los programas más antiguos que tiene Mendoza ya que se encuentra vigente desde hace 32 años. Aquí se resumen tres aspectos de nuestra tierra, lo económico, lo social y lo cultural. En cada artesanía nosotros recuperamos a nuestros ancestros”, manifestó Eduardo Barrese, responsable del Mercado Artesanal Mendocino.

De esta manera, los artesanos con sus manos creadoras rescatan la tradición, producen obras que se constituyen en bienes culturales que respetan y recrean técnicas ancestrales, utilizando materia prima existente en su hábitat.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here