Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, envió un importante aval a todos los magistrados del país, en su discurso de inauguración del Año Judicial 2010. De acuerdo a Lorenzetti, la Justicia tiene el deber de poner límites a los otros poderes del Estado. «El juez debe defender la seguridad jurídica. Pero no solo en el sentido comercial de la palabra, en tanto previsibilidad de las reglas económicas, sino entendida como el imperio de la Ley y de los derechos», afirmó Lorenzetti.

presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, aseguró: “Debemos construir en base a lo que nos une y no sobre la fragilidad de lo que nos separa».

Lorenzetti habló en el marco de la apertura del Año Judicial 2010, realizado en el Salón de Audiencias en el 4to. piso del Palacio de Tribunales, oportunidad en la que agregó: “Tenemos que trabajar en el diseño constitucional de la Nación. (…) Nuestra acción no está dirigida en contra o a favor de ningún partido, sino a favor de la Justicia”.

«Muchas veces nos distraemos en peleas cotidianas, en distracciones del momento, y dejamos de lado aquello que es importante como es el diseño institucional de la Nación, los grandes temas que hacen que nuestro país y nuestro pueblo mejoren», señaló Lorenzetti.

Y él agregó: «Es un cambio de paradigma y de dirección: construir sobre aquellas bases sólidas que son los elementos que nos unen y no sobre la fragilidad de aquello que nos separa y divide. Este es el gran cambio que demanda el Bicentenario, una visión mucho más amplia de todos nosotros. Centrarnos en aquellos valores, principios y pilares básicos que unen a los argentinos y que hacen que sigamos viviendo juntos en este país».

En ese contexto Lorenzetti instó a los jueces a garantizar la seguridad jurídica de los ciudadanos.

Él afirmó que “los ciudadanos de este país esperan que los jueces los protejan de sus derechos, les brinden una cobertura para vivir en paz y seguridad, independientemente de las ideas que tengan, sean de derecha o de izquierda, vivan en el Interior o en la capital, sean ricos o pobres, poderoso o débiles”.

Y consideró que «el juez debe defender la seguridad jurídica. Pero no solo en el sentido comercial de la palabra, en tanto previsibilidad de las reglas económicas, sino entendida como el imperio de la Ley y de los derechos».

Durante el acto, Lorenzetti también se refirió a la función de los jueces de fijar límites a los demás poderes del Estado y cuestionó la excesiva judicialización.

«La función de los jueces es poner límites a las decisiones de las mayorías cuando contradicen a la Constitución, cuando afectan los derechos individuales. Los otros poderes del Estado no deben judicializar sus  decisiones innecesariamente. Lo que cada uno debe hacer es cumplir la función que le adjudica la Constitución», afirmó, rodeado de sus colegas Elena Highton de Nolasco (Nº2 de la Corte); Raúl Zaffaroni, Carlos Fayt, Enrique Petracchi, Carmen Argibay y Juan Carlos Maqueda; el ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak; la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, y el procurador general de la Nación, Esteban Righi..

Por otra parte, el titular de la Corte Suprema de Justicia de la Nación aseguró que «debemos darles soluciones rápidas a los ciudadanos». En ese sentido, Lorenzetti destacó las tareas que lleva adelante el Máximo Tribunal para la agilización de las causas.

«Convoco aquí a los otros poderes del Estado, tanto de la Nación como de las provincias, para que establezcamos una Justicia de menor cuantía, más cercana al ciudadano común, que resuelva con mayor celeridad y participación comunitaria los problemas diarios, y evitemos también aquí una excesiva judicialización que en todo el mundo se considera innecesaria», indicó.

Sobre la necesidad de una Justicia independiente, el presidente de la Corte aseguró que ésta «sirve para que el ciudadano tenga confianza en sus instituciones. Tenga la seguridad de que siempre habrá un juez imparcial que protegerá sus derechos. En este campo nosotros tenemos que seguir trabajando fuertemente, en primer lugar en la protección de las garantías que tienen los jueces, que no son privilegios sino protección constitucional para que los jueces puedan decidir sin estar sometidos a la inestabilidad luego de las decisiones».

Asimismo, él agregó que «la independencia institucional pasa por muchos aspectos, y nosotros seguiremos insistiendo en la idea de que el Poder Judicial tiene que tener presupuestos independientes, autónomos. No porque nos interese la administración particular de los fondos, sino porque la autonomía presupuestaria es un presupuesto también del funcionamiento de los poderes del Estado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here