Los precios de la carne bajaron «prácticamente un 10 por ciento» durante el último fin de semana, mientras que las cantidades vendidas cayeron en un porcentaje similar, como consecuencia del boicot que lanzó Consumidores Libres.

Así lo reveló Héctor Polino, titular de esa entidad que convocó al boicot a la carne a raíz de los incesantes incrementos en el precio del producto..

Según indicó el dirigente en declaraciones periodísticas, en los primeros días del boicot «se vendió un 10 por ciento menos de carne» en las carnicerías de las principales ciudades del país.

Y subrayó que los precios de los distintos cortes «se redujeron entre 5 y 10 por ciento» a raíz del boicot motorizado por Consumidores Libres.

Polino calificó de «exitosa» a esa medida, que lanzó para enfrentar los constantes incrementos en los valores de la carne vacuna.

El ex diputado nacional consideró que si la gente mantiene una conducta de comprar menos carne, o directamente no comprarla, en los próximos días las carnicerías volverán a exhibir los precios que tenían en diciembre último.

Por otra parte, entidades de consumidores denunciaron que las grandes cadenas de supermercados vuelven a apelar a la estrategia de vender los productos en envases más pequeños para disimular la inflación.

Es una modalidad que denunciaron años anteriores, cada vez que se verificó una disparada de precios.

La utilizan las grandes cadenas de supermercados, al fraccionar los alimentos de marcas propias, como quesos, fiambres, carnes y verduras.

«En las grandes cadenas ya se ve que los alimentos que vienen en bandeja tienen tamaños más chicos», indicó el secretario de la Cámara de Autoservicios Chinos (CASRECH), Miguel Angel Calvete, en declaraciones a un matutino porteño.

También la industria alimenticia apela a esta herramienta, con el objetivo de que el consumidos pueda seguir comprando los mismos productos a los que está acostumbrado, pero en porciones más pequeñas para evitar el impacto del aumento de precios.

Sandra González, titular de la asociación de consumidores Adecua, explicó que los cambios de envases se dan «en casi todos los artículos», a los que les «van sacando cada vez más gramos o centímetros cúbicos».

Por su parte, Calvete explicó que «los consumidores buscan productos sustitutos y, obviamente, tratan de comprar menos, sin llegar a un boicot».

El consumo de carne cayó entre 20 y 25 por ciento, según datos de CASRECH, pero Calvete indicó que «la postura de los autoservicios chinos es comprar entre un 30 y un 40 menos de carne».

«Es una forma que tenemos para generar más oferta y reacomodamiento de los precios», argumentó el supermercadista. El consumidor también echa mano a los productos de segundas marcas, para evitar un cambio brusco en el costo que le implica llenar el carrito del supermercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here