Sólo entregará un escrito y no aportará ninguna prueba documental hasta tanto el juez federal Norberto Oyarbide se aparte de la causa.

Lorena Martins concurrirá hoy a las 11 a los tribunales de Comodoro Py convocada por la justicia para ratificar su denuncia contra la red de trata de personas y proxenetismo encabezada por su padre, el ex agente de la SIDE Raúl Martins. Pero el trámite será una mera formalidad: la hija de quien está señalado por regentear una red internacional de prostitución con locales en la Ciudad de Buenos Aires y en México entregará un escrito en el cual insistirá en el apartamiento del juez original de la causa, Norberto Oyarbide por “falta de garantías”.

 

Tampoco aportará ninguna de las pruebas documentales que posee, las que apuntalan la acusación formulada también contra policías, funcionarios porteños y agentes de la SIDE que brindaban protección a la organización. Desde un comienzo, la denunciante le reclamó a Oyarbide que se excuse de entender en la causa por estar vinculado desde hace varios años con Martins.

“Es como darle las pruebas a un amigo de mi papá, que es el principal denunciado”, resumió Lorena Martins a Tiempo Argentino los motivos por los que volverá a pedir al fiscal Gerardo Pollicita que solicite el apartamiento de Oyarbide. Frente al representante del Ministerio Público, le explicará las razones por las cuales entiende que el juez sorteado para investigar la denuncia no ofrece garantías de imparcialidad para tramitar el expediente. En ese marco, también solicitará formalmente la ampliación de la custodia provista por Gendarmería.

En tanto, Marcelo Martínez de Giorgi, el magistrado de turno a cargo del Juzgado Federal 7 durante la ausencia de Oyarbide, que tenía previsto tomarle declaración, resolvió ayer delegar en la fiscalía la instrucción de la investigación. Según fuentes judiciales, el juez tuvo en cuenta la cantidad de magistrados que intervendrían durante la feria y los cuestionamientos formulados sobre Oyarbide, “lo que puede conspirar contra el éxito de la investigación”, sostuvo.

Así, la pesquisa quedó a cargo de la Fiscalía Nº 11, cuyo titular es Gerardo Pollicita, quien ahora podrá disponer medidas de prueba y declaraciones. Hasta el momento, no ha habido operativos destinados a comprobar la veracidad de la denuncia efectuada en sede judicial.

En la presentación hecha ante la Unidad Fiscal contra la Trata de Personas, la hija del ex agente de la SIDE sostuvo que su padre tiene siete locales en el ámbito metropolitano, por los que se entregaba dinero a cambio de protección a funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) del gobierno de la Ciudad, cuyo tarifario fue revelado en exclusiva por este Tiempo Argentino. Además, denunció el pago de aportes a la campaña proselitista de Macri y apuntó a Oscar Ríos, ex titular de la AGC, como el encargado de recaudar dinero para el PRO, pago del que Lorena afirma haber sido testigo. A su vez, advirtió sobre sobornos entregados mensualmente a varias comisarías de la Policía Federal, así como los vínculos de su padre con actuales agentes de la SIDE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here