La jueza de instrucción de Grosseto, Valeria Montesarchio, dispuso el arresto domiciliario para Francesco Schettino, comandante del crucero Costa Concordia, que naufragó frente a las costas de Toscana la noche del viernes. Las víctimas fatales ya ascienden a 11, mientras el número estimado de desaparecidos es de 24 personas.

La Fiscalía de Grosseto, quien hoy había solicitado la prisión cautelar para Schettino, acusa al capitán de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio, por lo que podría ser condenado a un máximo de 15 años de prisión.

Schettino, quien fue arrestado el sábado acusado de homicidio involuntario y de abandonar el barco antes de que todos hubieran sido evacuados, compareció hoy durante tres horas frente a la jueza que investiga la causa dando su versión de los hechos del pasado viernes.

«Schettino brindó todas las explicaciones sobre su actuación» afirmó luego el abogado del capitán, Bruno Leporatti, en declaraciones a la prensa frente al tribunal de Grosseto.

Leporatti explicó a los periodistas a la salida del Tribunal de Grosseto que hoy mismo se le efectuaron pruebas toxicológicas a Schettino, quien se espera que en las próximas horas abandone la prisión de esta localidad italiana para cumplir el arresto domiciliario en su residencia.

Según explicó Leporatti, su defendido insistió en que no abandonó la nave y que, con sus supuestas maniobras tras la colisión del barco, que llevaba 4.229 ocupantes en el momento del naufragio, salvó la vida a «cientos, miles de personas».

La declaración del capitán ante la jueza coincide con la publicación hoy en Italia de nuevos reveladores detalles sobre lo sucedido en la noche del viernes durante el naufragio, en el que perdieron la vida el turista español Guillermo Gual y el peruano y miembro de la tripulación Thomas Alberto Costilla Mendoza.

El diario Corriere della Sera publicaba este martes una conversación telefónica entre el capitán y un responsable de la Capitanía de Puerto que pone de relieve que Schettino abandonó el barco antes de que se evacuaran a todos los pasajeros. Al respecto, el abogado del capitán comentó: «No se puede mandar a la cárcel a una persona solo por la opinión pública».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here