zaffaroni-macri1

En ciertas ocasiones -cada vez más frecuentes- la política criolla registra situaciones muy confusas. ¿Por qué Daniel Vila y José Luis Manzano participarían de una cuestión interna del gabinete de Mauricio Macri, un teórico aliado suyo en la cuestión de la Ley de Medios, y a quien prestarían apoyo en su próxima visita a Mendoza? Pregunta sin respuesta (todavía).

Hace 1 semana Daniel Hadad se desprendió de la página web Ciudad1.com, que sin embargo en el Quiénes Somos sigue afirmando que integra el Grupo Infobae.

Los de Hadad explican que le corresponde a los nuevos dueños de la página web realizar esas modificaciones. El asunto es tan reciente que quienes asignan la publicidad en el Gobierno de la Ciudad todavía no fueron informados del cambio de manos, un tema no menor considerando que el patrocinante más importante de la esa página web (en especial, desde la Legislatura de la Ciudad) es el Gobierno de la Ciudad.

¿Quién compró? Una sociedad de Daniel Vila y José Luis Manzano, propietarios de Grupo Uno, que controla Supercanal Holdings, batalladores encarnizados contra la Ley de Medios, tarea para la que gozaron del apoyo organizativo de Miguel Ángel Toma, con bunker en el Hotel Savoy, de José Luis Barrionuevo.

Vila y Manzano, socios de Francisco de Narváez en la radio AM La Red, el canal ‘de aire’ América TV y el canal de circuito cerrado América 24, acaban de aparecer en las noticias como anfitriones del premio Nobel de la Paz, Al Gore, ex vicepresidente de USA.

Vila y Manzano tienen experiencia en hacerse cargo de medios que pertenecieron a Daniel Hadad. En el pasado ocurrió con la ex revista La Primera de la Semana, cuya dirección le encargaron a Julio Villalonga, actual director de la web MinutoUno.com, y quien mantiene una demanda por agresiones contra Vila en una fiesta del diario El Cronista Comercial, de Francisco de Narváez.

Hadad vendió Ciudad1.com porque no obtuvo el éxito en visitantes únicos que él esperaba y porque el objetivo de lanzarlo fue presionar en la licitación de espacios de publicidad en vía pública que realizó el Gobierno porteño, pero la empresa de Hadad no pudo conseguir tajada.

Desde entonces, Hadad prefiere intentar multiplicar la venta de cámaras de seguridad y equipos de monitoreo, para todos los municipios bonaerenses, en sociedad con el ex montonero, hoy día casi un monaguillo Mario Montoto.

En la semana que Vila y Manzano llevan al frente de Ciudad1.com, resultó interesante la ofensiva frontal de ese sitio contra la estabilidad del ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro.

Vila y Manzano designaron como director periodístico de Ciudad1.com a Eduardo Zanini, conocido porque recientemente como coordinador de Periodistas Autoconvocados promovió una marcha contra la Ley de Medios, que precisamente cuestionaban sus empleadores, Vila y Manzano.

En Ciudad1.com, por ejemplo, hoy puede leerse como noticia principal un refritaje de todo lo publicado hasta ahora por Raúl Kollman, del kirchnerista Página/12, contra Montenegro:

«Los días de Guillermo Montenegro como ministro de Justicia y Seguridad porteño parecen contados. Las versiones de su renuncia son cada vez más firmes, al tiempo en que las acusaciones en contra de su gestión se incrementan. Desde la Legislatura afirman que los nombres que suenan con más fuerza para su reemplazo son León Arslanián, ex ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, y Eugenio Burzaco, especialista en el mismo tema.

El último escándalo que termina de poner en jaque a Guillermo Montenegro como ministro es la incorporación del ex policía y abogado Ciro Gerardo James a la Policía Metropolitana. Una operación que se vio interrumpida ante la detención de James por escuchas telefónicas ilegales a Sergio Burstein, integrante de la Asociación de Familiares de la AMIA. El actual jefe de la Metropolitana, Osvaldo Chamorro, reconoció que el ex policía iba a asumir un cargo en esa fuerza a partir del 2 de noviembre.

El caso de espionaje se descubrió cuando Burstein recibió una llamada anónima que le advertía que Jorge Palacios le estaba pinchando el teléfono. De hecho, se encontraron equipos de espionaje y un contrato firmado en 2008 con el Gobierno de la Ciudad por $ 57.000 en la casa de James, durante un allanamiento ordenado por el juez Norberto Oyarbide. El abogado había sido contratado para trabajos de «auditoría» a personal docente, una tarea poco común para un policía. En este sentido, el ámbito judicial presume que se trató de un contrato «pantalla» para realizar otro tipo de tareas.

Por este motivo, legisladores y docentes porteños reclaman la renuncia de Montenegro. Los dos impulsores más importantes de la interpelación son Aníbal Ibarra y Eduardo Epszteyn, ambos de Diálogo por la Ciudad, quienes tendrían en su poder las escuchas que comprometen a James.

Su ingreso a la fuerza fue gestionado -según él mismo declaró ante al juez Norberto Oyarbide- por el comisario retirado Jorge «Fino» Palacios, protagonista del primer papelón de Montenegro como funcionario de Macri. (…)».

Sin embargo, la realidad es que todo indica que Montenegro ya ha superado el chubasco del ‘caso James’ y la propia agencia estatal de noticias Télam, publicó un acontecimiento importante para la permanencia de Montenegro al frente del área de Seguridad porteña:

«El juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni brindó hoy una charla sobre Derechos Humanos ante los futuros efectivos de la nueva Policía Metropolitana en el Instituto de Seguridad Pública de la Ciudad de Buenos Aires.

Zaffaroni puso de relieve en su disertación la necesidad de que la nueva fuerza policial «tenga una actitud de cercanía con la sociedad y que esté integrada con sus vecinos», ya que el policía «es una persona que trabaja, que lleva sus hijos al colegio y que tiene las mismas preocupaciones que el resto de la gente».

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, agradeció la visita de Zaffaroni y sostuvo que «en poco tiempo más la Policía Metropolitana estará en las calles de la Ciudad para recuperar la relación de confianza y respeto con los vecinos».

Acompañado por el ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, Macri, remarcó: «Agradecemos las palabras del juez Zaffaroni y estamos seguros de que a partir de ahora comienza a construirse una nueva historia en base al trabajo serio y profesional de una fuerza policial que estará comprometida con la defensa de los derechos humanos, que cuidará los derechos de los ciudadanos y que garantizará el respeto a la ley».

(…) El juez Zaffaroni habló ante los efectivos que realizan los cursos de formación y capacitación durante un encuentro realizado en la sede del Instituto de Seguridad Pública de la Ciudad, ubicado en el barrio del Bajo Flores

Ciudad1.com ni mencionó el acontecimiento. Si Montenegro estuviera cayéndose, Macri no habría asistido al encuentro del que participó el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación más influyente.

Ahora, Vila-Manzano y Macri son aliados en la oposición a la Ley de Medios, y por eso ambos mendocinos le prestarán apoyo a la inminente visita la semana próxima de Mauricio Macri a la ciudad de Mendoza.

¿Cómo se entiende, entonces, que hayan decidido incursionar en una cuestión interna del gabinete de Macri? Es evidente que faltan algunas respuestas.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here