El secretario de Gobierno de Villa La Angostura, Ariel Domínguez, dijo que el gobernador «firmó el decreto esta tarde con la esperada declaración, que significará importantes beneficios impositivos y subsidios especiales para la localidad».

Jorge Sapag, declaró hoy a Villa La Angostura como zona de «desastre y emergencia económica y social», en tanto el Consejo Provincial de Educación adelantó las vacaciones de invierno en todos los niveles para esa localidad, informaron fuentes municipales.

El decreto provincial establece la «emergencia económica y social» y el «estado de desastre» para todo el Departamento Lagos de la provincia, que además de Villa La Angostura incluye parajes aledaños a la ciudad turística.

Fuentes del gobierno neuquino indicaron que Sapag envió además un proyecto de declaración de desastre y emergencia a la Legislatura, para que la medida cobre fuerza de ley provincial. El propio gobernador había adelantado su decisión el martes luego de reunirse con autoridades de Villa La Angostura, oportunidad en la que transmitió el “total compromiso en la construcción de las herramientas necesarias para superar la emergencia” de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández.

Por otra parte, Domínguez afirmó que el Consejo Provincial de Educación neuquino adelantó las vacaciones en escuelas públicas de la Angostura por lo que emepzarona regir desde ayer, 15 de junio.

La proximidad al complejo volcánico chileno -apenas a 40 kilómetros de distancia- y la permanente dirección de los vientos hacia el este, puso a Villa La Angostura en «el primer lugar de caída de todo tipo de material piroclástico, tanto en cuestión de tiempo como de cantidad», informó una fuente comunal.

El municipio comunicó que alrededor del 80 por ciento de la población está sin luz ni servicio de agua de red, y que muchos vecinos optan por mudarse a casas de familiares en Bariloche, Neuquén o San Martín de los Andes, donde la situación también es de emergencia pero las condiciones son menos dramáticas.

Para peor ahora, la mitad de la población de Villa la Angostura deberá restringir el consumo de agua potable hasta el sábado a raíz de la rotura de una bomba subacuática por la acción de las cenizas. La bomba averiada es la de la Estación Quetrihué, una de los dos aparatos con los que Villa la Angostura se abastece de agua potable desde el lago Nahuel Huapi.

El desperfecto dejó a la mitad de la localidad neuquina sin el abastecimiento normal de agua potable, unos nueve barrios a los que la Municipalidad solicitó «máxima racionalización».

El secretario de gobierno Ariel Domínguez dijo que la bomba «se rompió por el acelerado desgaste provocado por las cenizas», y que «ya están trabajando buzos de Prefectura Naval para desmontarla y repararla, lo cual demandará unas 48 horas».

«La otra bomba está funcionando sin inconvenientes», precisó Dominguez y destacó, además, que la empresa neuquina de energía EPEN «logró recuperar el servicio de energía eléctrica en un 40 por ciento de la localidad, que no tenía electricidad en forma casi permanente desde la semana pasada»

Por la crítica situación, se creó un comité de emergencia que está integrado por la Municipalidad, el gobierno de Neuquén, el Ejército Argentino, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y otros organismos, aunque la multiplicidad de trabajos hace que se vean desbordados por la situación.

Las principales tareas apuntan al reparto de agua envasada y el llenado de cisternas en los barrios, además del retiro de arena, cenizas y otros elementos volcánicos de los sectores públicos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here