El día después del Superclásico dejó mucha tela para cortar. Pero uno de los temas de los que más se habló fue del arbitraje de Patricio Loustau. Es que en River lo cuestionan por dos posibles penales y por la cantidad de agarrones que sus jugadores sufrieron en el área de Boca. Matías Caruzzo, uno de los defensores del equipo de Falcioni, fue protagonista de estas sanciones. Y no se sonrojó cuando dio su punto de vista.

«Si tenés que cobrar todos esos agarrones es un escándalo, hay cuatro o cinco penales por partido», sostuvo Caruzzo. «El único que los cobraba era Castrilli», admitió.

Reconoció que tanto él como otros futbolistas analizan al árbitro designado antes de casa partido. «Yo miro a quien nos dirige. Uno dice ‘un referí pude cobrar más esto que lo otro'». Y admitió que si se sancionarían esas situaciones «seguro» que dejaría de hacerlo.

«Para el árbitro es muy difícil porque tiene que mirar a seis o siete parejas que se están marcando en el área y es muy difícil mirar a su vez dónde baja la pelota. Si ocurre va a haber cuatro o cinco penales por partido y más de una expulsión», sentenció el ex Argentinos en Fox Sports. En el final dijo que a él le sucede lo mismo cuando busca el gol en el área de enfrente: «Siento que me agarran y me tienen».
JN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here