Así lo anunció el ministro de Economía, Amado Boudou. La apertura del libro se realizará en 10 días y estará abierto por 30 días. Se espera un piso del 60% de aceptación de la propuesta. El funcionario remarcó que «ahora se están cumpliendo con los compromisos asumidos por otros Gobiernos»

El ministro de Economía, Amado Boudou, dio a conocer desde la Casa de Gobierno cómo será la propuesta de canje de deuda. Desde el Ejecutivo esperan un nivel de aceptación mínima del 60 por ciento.

El funcionario arrancó su discurso indicando que la declaración del default, durante el breve interinato de Adolfo Rodríguez Saa, fue un “hecho  que borró a nuestro país del mapa de la economía internacional”. «Este canje no tiene una condicionalidad fiscal», agregó y destacó que «las aprobaciones están todas dadas».

Añadió que «por primera vez en la historia, Kirchner se sentó a discutir con los acreedores poniendo por encima la capacidad de pago de la Argentina. Ese fue el puntapié inicial de un cambio de modelo».

«Desde 2005, el país pudo cumplir con sus compromisos. Y por eso la Argentina pone en marcha un canje para los bonistas mal asesorados, que no decidieron entrar oportunamente».

«Esta nueva oportunidad se abre se hace en un contexto nuevo, con un crecimiento acumulado de más del 63%, con mayor inclusión social», sostuvo Boudou.

«Los bonistas en default van a poder entrar al canje en no más de 10 días y el libro va a estar abierto por 30 días», señaló Boudou.

Los detalles del canje

El ministro explicó que «los bonos serán los mismos que se entregaron en el canje de 2005. Para inversores institucionales serán los Discount y tendrán una quita del 66,3%. Esperamos tener una aceptación piso del 60%».

Vale aclarar que los bonos aún en default suman unos 20.000 millones de dólares más de intereses.

También aclaró que “se van a entregar 1 a 1 con el cupón del PBI» y dijo que «en términos de los intereses devengados, vamos a entregar un bono bullet, con vencimiento a 2017, a 8,75% al valor nominal”.

En este sentido, señaló: «No vamos a incluir ninguno de los cuatro pagos de los cupones del PBI que ya se realizaron. Se contempla una quita del 66,3 por ciento del capital, el pago de unidades del PBI de aquí para adelante y de intereses devengados que se abonarán con un bono a 2017».

Por otra parte, puntualizó que «va a haber una oferta para acreedores minoristas, los italianos y alemanes. El bono par tiene un cupón menor que el discount, pero no tiene quita».

Boudou indicó, en cuanto a los inversores minoristas -con bonos de hasta 50 mil dólares, que «recibirán un bono PAR, con una emisión máxima de 2.000 millones de dólares, y el incentivo será que recibirán los intereses devengados en efectivo». El monto del pago en efectivo, aclaró el ministro, no superará los u$s160 millones.

Con respecto a las comisiones explicó que «van a ser pagadas por los acreedores y aclaró que no van a ser trasladadas al Estado. «Esto es un ahorro de 65 M de dólares para la Argentina».

Además, informó que «esta comisión va a ser del 0,40% por cada 100 dólares canjeados nominales».

Repercusiones

Alberto Ramos, economista senior de Goldman Sachs: «Estuvo probablemente en línea con las expectativas. La única sorpresa es que los inversores minoristas obtendrán efectivo por los intereses adeudados y que los tenedores de títulos deberán pagar esta tasa del 0,4 por ciento. El hecho de que no harán pagos por las garantías vinculadas al PIB ya era conocido por el mercado, ya se había filtrado a la prensa en los últimos días. Así que yo creo que el mercado ya se movía en la dirección de que no había expectativas de que fueran incluidos».

Daniel Volberg, economista para América latina de Morgan Stanley en Nueva York: «Esto es muy preliminar, tengo que conocer los detalles. Creo que una de las preguntas que tenía la gente era si los pagos pasados de las garantías ligadas al PBI iban a ser incluidos en los intereses adeudados. Yo pensé que estaba relativamente claro que no estarían y así fue exactamente como salió».

Carola Sandy, analista de Credit Suisse en Nueva York: «Estuvo en el piso de las expectativas porque no están reconociendo ninguno de los pagos pasados por el PBI. Esto probablemente no afecte mucho la tasa de participación, todavía no hemos evaluado realmente la propuesta».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here