A 24 hs de prometer desde el Chaco que el Peronismo Gobernará hasta 2020, Nestor Kirchner,en Ferro, entre Pérsico, Moyano y Scioli aclaró sobre sí mismo, y reiteró que los «tiempos históricos individuales se agotan y que el Movimiento Nacional y Popular dará lugar a nuevos cuadros».

«Los dirigentes no somos eternos. Sabemos que tenemos un tiempo histórico con determinado protagonismo y después nos toca acompañar. Sólo la Organización vence al tiempo: El Movimiento Nacional y Popular», reiteró el Presidente del Justicialismo. El miércoles, al reasumir la Jefatura del Partido, había usado otro libreto: Dijo que el Peronismo debía tener fuerzas para ganar en 2011, repetir en 2015 y seguir hasta 2020.

En un contexto sutilmente diferente, aclaró y transitó, incluso con terminología de Juan Domingo Perón, el concepto del «Trasvasamiento Generacional» para avisar que en 2020 espera poder abrazar a «Algún joven o alguna joven que esté a la cabeza del proyecto Nacional y Popular».

La fecha -el peso histórico y simbólico de la fecha le montó un escenario. El 11 de marzo de 1973, la Fórmula Héctor Cámpora–Vicente Solano Lima (Cuya viuda estuvo junto a él en el palco) ganó la elección con el soporte de la Juventud Peronista que reclamaba iniciar -o creía haber iniciado- un ciclo con nuevos dirigentes. Aquel «Trasvasamiento Generacional» reclamado por la Juventud Peronista, con Montoneros como emblema, fracasó por el accionar de la Derecha profascista amparada por José López Rega, que provocó la renuncia precipitada de Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima 49 días después de asumir. Ayer, el Patagónico -que se declara Camporista- recordó la 1ª fecha.

En ese contexto, reiteró la (por ahora) fantasía de que él o sus Compañeros Setentistas y/o admiradores actuales, como alguna vez soñaron en las trasnoches de Olivos, cumplieran 5 mandatos para gobernar por 20 años, como forma de romper la alternancia de Gobiernos Nacionales y Populares que buscan consolidar un modelo industrialista con Liberales que restauran el modelo agraexportador–financiero especulativo.

Quizá, como aprendiz de Perón, Kirchner optó por decir ante cada autoditorio lo que suponía que cada uno quería escuchar. Por eso, frente a la cúpula del Peronismo ortodoxo, que se reunió en Chaco con Gobernadores e Intendentes, habló de continuidad partidaria.  Y ayer, en Ferro, frente a Militantes Sociales, Sindicalistas y Peronistas Nac & Pop, además de Grupos Juveniles, reiteró que quiere ver surgir una nueva camada de Dirigentes. En el tumulto se destacaba la escenografía.

Otro matiz entre un acto y otro fue la composición de tribus y caciques. Aunque el Movimiento Evita, con Emilio Pérsico como Jefe, se asume como parte del Peronismo -ocupa, de hecho, un cargo en el Consejo partidario y participó en la Reunión de Resistencia-, en Ferro la foto incluía a los Neotransversales de la C.T.A. junto al Lider de la C.G.T. Hugo Moyano.

Había, como contempla el manual de supervivencia del Peronismo, diversidad de matices movimientistas. La principal: La presencia del Jefe de la CGT. Sobre el escenario, el camionero compartió mesa con Edgardo Depetri, del Frente Transversal y la Central de Trabajadores Argentinos.

En su largo proceso de reconfiguración, de piqueterismo callejero a corriente política, el M-E de Pérsico extendió invitación a Caciques del Conurbano como Alberto Descalzo y sumó, además, a referentes  Metalúrgicos como Francisco Barba Gutiérrez, que presidiendo el Justicialismo de Quilmes, construye en paralelo al PJ.

Participó y habló también en el Chaco y en Ferro Daniel Scioli que se desgarró frente a 60 mil personas. «Yo sé que algunos de Uds. no me tenían confianza. Pero sé que ahora me la he ganado. Y lo hice con consecuencia, con Lealtad, no con obsecuencia». Hubo risas, festejos y aplausos de la barra.

El Sesentista Carlos Kunkel, el Chivo Agustín Rossi -abrazado a 1 foto de Mercedes Marcó del Pont-, el televisivo Fernando Chino Navarro, Carlos Zannini, el profesor Ricardo Foster (Carta Abierta), Mario Secco, Marita Perceval y Juan Manuel Abal Medina, entre otros, completaron el staff de aplaudidores en el escenario.

Hubo, oportuno, un detalle para fascinación de los memoriosos: La viuda de Vicente Solano Lima, Compañero de fórmula de Héctor Cámpora en el triunfo de marzo del 73. Por eso, en un tramo, Kirchner recordó a los 2 integrantes del binomio que festejó aquel día. Lo demás respetó el protocolo de cada discurso del Patagónico. Un repaso sobre lo hecho, recuerdos sobre 2001 y las críticas a la Oposición con el argumento de que «son una máquina de impedir». Había otras atrás, fracasada la embestida antiPeronista en el Senado.

De hecho, el acto de Ferro, programado desde fines del año pasado, tomó una impronta de trinchera tras las derrotas que el Bloque Anti sufrió en el Congreso, como el fracaso del rechazo a Mercedes Marcó del Pont. La postal de aquellas horas críticas tenía color a victoria.

Pero siempre la misma música: La Marcha Los Muchachos Peronista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here