Finalmente, el dólar se estabilizó y cerró a $3,66

Tras cotizar durante gran parte de la jornada un centavo arriba, a 3,67 pesos, la divisa estadouniense volvió a cerrar a 3,63 para la compra y a 3,66 para la venta. En tanto, la Bolsa porteña retrocedió 0,91%.

El mercado cambiario volvió a mostrar tendencia compradora y con una demanda algo más activa el dólar se negoció durante un importante tramo de la jornada en 3,67 pesos, para retroceder un centavo en el final y cerrar estable respecto al viernes pasado, en 3,66 pesos.

En el sector mayorista donde operan bancos y empresas la divisa también apuntó hacia arriba pero luego dio paso a un leve retroceso que la dejó en 3,6425 pesos, frente a los 3,650 de la semana pasada.

En ese marco de negocios, el dólar al público cerró en 3,63 pesos para la compra y 3,66 para la venta.

Más allá de las ligeras ondulaciones en los precios, los operadores reiteran que los ingresos del sector exportador son absorbidos con fluidez y que el mercado requiere del auxilio de la intervención de los banco públicos y del Central para equilibrar la plaza.

No obstante, entre el lunes y viernes pasado la industria aceitera y los exportadores de cereales liquidaron operaciones por 220 millones de dólares, un 15,4 por ciento más que en la primera semana de marzo.

Durante enero las liquidaciones mostraron una caída del 10,6 por ciento al sumar 1.553,37 millones de dólares y en febrero añadieron otros 1.112,66 millones, marcando una disminución del 26,6 por ciento sobre igual mes de 2008, según datos privados.

En las mesas de cambio sostienen que si bien la demanda no llega a ser cuantiosa, alcanza para marcar la tendencia del mercado cambiario.

Los expertos consideran que el panorama seguirá igual para lo que resta de marzo, y que recién tendrá otro matiz a partir de fines de abril, cuando el sector agroexportador comience a liquidar masivamente.

Mientras tanto, destacan la estrategia desplegada por el Banco Central que combina ventas de contado y a futuro para moderar los movimientos del dólar y suavizar los ajustes en el tipo de cambio.

«Como viene sucediendo desde principios de febrero, el dólar ajusta su cotización con el aval del Banco Central, que tiene que vender la divisa para dar liquidez al mercado y nivelar la oferta con la demanda», expresa el habitual informe de ABC Mercado de Cambios.

Los operadores coinciden en que los exportadores actualmente aportan sólo los dólares necesarios para cubrir sus necesidades puntuales y como el monto diario de sus ventas no llega a cubrir la demanda del mercado, el Banco Central se ve obligado a intervenir para abastecer a la demanda.

La Bolsa porteña, en leve baja

Las acciones protagonizaron hoy una jornada de alta volatilidad enganchada a los mercados que habitualmente le marcan el rumbo, para quebrar finalmente una seguidilla de cuatro ruedas de subas consecutivas.

El índice Merval terminó 0,91 por ciento abajo en 1.033,79 unidades y un saldo de 37 alzas, 13 bajas y otras 10 empresas que conservaron sus precios anteriores.

A su vez, Wall Street tuvo erráticos movimientos a pesar de algunas buenas noticias que parecieron confirmar que frente a una mejora en las expectativas los mercados tienen paño para recuperar terreno perdido.

El índice Dow llegó a estar 2,33 por ciento arriba y quedó con una desmejora del 0,10 en 7.216,97 unidades.

Según los expertos, las razones que motivaron un intento de recuperación se encontraron en diversos factores, como sería el compromiso al que habría llegado el G-20 este fin de semana de limpiar los activos «tóxicos» del sistema.

El banco británico Barclays aportó lo suyo al elevar las posibilidades de una estabilización del sector bancario al afirmar que el 2009 había arrancado muy bien, sumándose así al anuncio de la semana pasada del Citigroup.

También ayudaron las palabras del titular de la Reserva Federal al señalar que la crisis puede terminar pronto. Ben Bernanke sostuvo que probablemente la recesión que enfrenta Estados Unidos finalice este año.

Las conjeturas también sirvieron para que se recompusieran los precios de los «commodities». La soja, por ejemplo, en pleno despegue de los mercados ganaba más del 3,00 por ciento hasta los 329 dólares la tonelada, mientras que el trigo trepaba 3,87 y el maíz avanzaba 1,05 por ciento.

Sin embargo, la noticia de que muchos usuarios de American Express enfrentaron problemas para pagar sus tarjetas de crédito borró el optimismo inicial y desembocó en un cambio de tendencia en Wall Street y que se irradió a las bolsas porteña y brasileña.

En efecto, el índice Bovespa del Mercado de Valores de San Pablo perdió el empuje inicial y cerró con una baja del 1,03 por ciento.

En el mercado local los títulos públicos experimentaron otro generalizado retroceso.

En la familia del Boden la emisión 2012 cedió 1,65 por ciento y la 2013 quedó 2,32 abajo, mientras que entre los bonos que nacieron con el canje de la deuda el Discount en pesos perdió 1,63, mientras que el cupón PIB logró una mejora del 1,30.

En cuanto a los papeles del panel Merval las mejoras estuvieron lideradas por Mirgor con un margen del 3,17 por ciento y para abajo sobresalió la alimenticia Molinos Río con una diferencia del 4,56.

Las acciones movilizaron operaciones por 31,80 millones de pesos, una cifra que sigue siendo poco representativa para el gusto de los analistas y a través de los Cedear

Por otro lado, en la «city» porteña el dólar al público se mantuvo en 3,63 pesos para la compra y 3,66 para la venta y el mayorista cedió unas milésimas de peso a 3,6425, contenido por el Banco Central a través de ventas de contado y en los mercados a futuro.

La plaza cambiaria movilizó negocios por 350 millones de dólares (4 millones menos que el viernes), de los cuales 126 millones pasaron por el Siopel y los restantes 224 millones vía Mercado Electrónico.

Los operadores de ABC Mercado de Cambios señalaron que la autoridad monetaria compensó la demanda de bancos y empresas con la falta de oferta de parte de los exportadores, que «siguen liquidando muy poco», apuntó Fernando Izzo.

De esta forma se cortó una suba sin pausa desde el 10 de febrero pasado en el segmento mayorista, mientras que en las operaciones a término se tomaron coberturas a 3,645 pesos para fin de mes y a 3,685 para fines de abril.

«Con la intervención de hoy la autoridad monetaria dio liquidez en pesos a los bancos, que vendieron dólares de contado contra compra del futuro por debajo de la par, tomando esa ventaja financiera y cubriendo necesidades hasta fin de mes», evaluaron desde una mesa de cambios.

(Telam)