La increíble historia que vive la familia Cubillos conmociona a la comunidad mendocina por lo extraño de las circunstancias, pero al mismo tiempo por lo dramático. Raúl Cubillos donó el 30% de su hígado a su hija, pero el post operatorio no resultó como debía y ahora es el padre donante quien necesita ser transplantado.

 

La familia Cubillos meses antes de comenzar la odisea en que se transformaría su vida.

 

Brenda Cubillos desde que nació comenzó a tener complicaciones que con el paso del tiempo debido a que se le declaró una atresia biliar que finalmente provocó que el hígado de la pequeña dejase de funcionar por lo que se hizo necesario realizarle un transplante. Ante esta situación, Raúl Cubillos de 47 años, decidió ser donante de su hija y en el mes de octubre de 2011,  donó el 30% de su hígado para salvar la vida de su hija. Sin embargo en el post operatorio, la recuperación de Raúl se complicó ya que la parte restante del hígado no pudo iniciar la regeneración y comenzó a degradarse a tal punto que su estado de salud es sumamente complicado ya que de donante pasará a integrar la lista de espera del INCUCAI (Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablacion e Implante).

“A ambos les hacen estudios todos los días y por lo que los médicos dicen, tenemos para varios meses más, pero todo implica gastos y nuestros únicos ingresos son $600 mensuales que nos otorgó el Incaimen (Instituto Coordinador de Ablaciones e Implantes de Mendoza) que además nos da la leche para la niña y su medicación», expresó Claudia, esposa de Raúl.

Quienes deseen colaborar con la familia Cubillos pueden hacerlo mediante la cuenta numero 1114/1 del Banco Credicoop (sucursal Constitución) o comunicándose al cel.(2625) 15515370.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here