La justicia deberá determinar contrareloj si autoriza o no el aborto.

La Justicia debe definir si lo aprueba, ya que el cuerpo de la chica no está preparado para llevar adelante el embarazo. Pero la interrupción también es riesgosa.

Tiene el cuerpo de una nena, los intereses de una nena, y la edad de una nena. Con sus 11 años, está cursando un embarazo de 11 semanas. “Quiero volver a ser como antes”, les pidió tímidamente a los funcionarios judiciales de Corrientes, que evalúan la posibilidad de autorizar que se le practique un aborto, pese a los riesgos que implica la intervención, por lo avanzada que se encuentra la gestación.

El caso conmueve a Corrientes y llegó a los tribunales de Concordia, desde donde fue derivado a los de Colón, que deberán determinar a contrarreloj los pasos a seguir. La nena, que vive en General Campos, habría tenido relaciones con un chico de 17 años que pertenecería a su entorno familiar y que por ser menor sería inimputable.

Al enterarse de lo ocurrido, la mamá de la chica recurrió a la Justicia para pedir la interrupción del período de gestación. La decisión no es fácil. Los médicos que revisaron a la nena constataron que su cuerpo no está preparado para llevar adelante un embarazo (comprobaron la “inexistencia de mamas”, de vello púbico y la estructura ósea de sus caderas no está lo suficientemente desarrollada) y que, de hacerlo, pondría en riesgo su vida. Pero también es peligroso para su salud inducirle un aborto, ya que se encuentra pisando el tercer mes de embarazo, cuando el riesgo aumenta.

Según informa hoy el Diario Uno de Entre Ríos, los funcionarios judiciales que dialogaron con la nena se conmovieron ante el pedido de la chiquita de “volver a ser como antes”.

La Justicia se encuentra ahora a la espera de los estudios médicos solicitados al hospital Delicia Concepción Masvernat, cuyos resultados se espera que estén entre el lunes y el martes que viene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here