riveratleticoDespués de sufrir en el primer tiempo, lo pudo dar vuelta ante Atlético Tucumán.

Parecía que iba a ser otra tarde negra para River Plate, que al cabo de la primera mitad caía 1-0 ante Atlético Tucumán con una producción pobre, pero en el segundo tiempo el equipo millonario cambió la historia y en 10 minutos liquidó un pleito para finalmente imponerse por 3-1 y calmar los ánimos en el Monumental.

Emanuel Gigliotti abrió la cuenta a los dos minutos de juego y le dio felicidad a los 5.000 hinchas tucumanos que se ubicaron en la tribuna Centenario alta. Pero el «Decano», que dominó buena parte de ese primer segmento, no supo rematar a un rival que parecía al borde del nocaut.

Y River se rehabilitó en la parte complementaria. Aún sin orden, le quitó la pelota al visitante y lo metió en su área. No le resultó fácil quebrarlo, pero una vez que entró el gol de Marcelo Gallardo, enseguida llegaron los de Diego Buonanotte y Daniel Villalva para poner un resultado final que pocos imaginaban al cabo del primer tiempo.

Atlético fue superior durante el primer período y tal fue así que a los dos minutos se puso en ventaja cuando Gigliotti anticipó su marca en el primer palo y de cabeza marcó la ventaja para el «Decano».

Con la obligación de ir en busca de la igualdad, River intentaba, pero recurrentemente chocaba con sus propias imprecisiones y carencias a la hora de elaborar jugadas para inquietar a la defensa tucumana.

Tanto Juan Pablo Pereyra, sobre el sector derecho, como Sebastián Longo, sobre el izquierdo, fueron una pesadilla para la defensa millonaria. Recién en el último cuarto de hora River dispuso de algunas situaciones, como una de Mauro Rosales a los 30, quien le robó la pelota a Javier Páez e ingresó al área por izquierda, pero definió al cuerpo de Lucas Ischuk.

Tres minutos más tarde, Buonanotte eludió a Páez y Matías Villavicencio, pero su remate se fue apenas desviado. Y a los 36, tras una gran pared con Gallardo, Buonanotte le entregó la pelota una vez más al arquero visitante.

Cuando expiraba la primera mitad César Montiglio pudo darle el segundo a Atlético, pero su envío se fue besando el palo derecho de Daniel Vega.

En el complemento fue todo de River. Atlético se metió demasiado atrás y le regaló la pelota en el medio al conjunto millonario. Sin embargo los de Leonardo Astrada seguían careciendo de ideas para acercarse a Ischuk.

Recién promediando la segunda parte pudo encontrar la luz y llegó al empate sobre los 24 cuando Martín Galmarini le bajó la pelota en el área hacia atrás a Gallardo, quien de volea cruzó la pelota al palo derecho de Ischuk y lo dejó sin chance.

En ese instante se desmoronó la defensa norteña y River se floreó. A los 29, y luego de que César More evitara el gol de Rosales en la línea, Buonanotte tomó la pelota sobre la derecha y sacó un violento remate, cruzado y alto, que se transformó en el 2-1.

Y dos minutos más tarde nuevamente Buonanotte, la figura de la cancha, tomó la pelota sobre la derecha y habilitó a Villalva, quien ingresó libre por el medio del área y definió sin problemas.

Ahí se acabó el partido. River respiró tranquilo tras un par de semanas difíciles. Atlético, en cambio, dejó pasar una buena chance de escalar y tendrá que remar mucho para mantener la categoría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here