Una cadena de atentados sacude diez ciudades dos semanas después de que el Gobierno iraquí se comprometiera a negociar con el estadounidense la permanencia de 48.000 de sus soldados para después del 31 de diciembre de 2011

 

Terroristas suicidas, explosivos ocultos, tiroteos y coches bomba han sido los ingredientes de la sucesión de atentados que han asolado varias ciudades de Irak esta mañana y que se ha saldado con 59 muertos, entre ellos siete policías, y unos 153 heridos. Se trata de la jornada más sangrienta de lo que va de año en el país

 

El ataque más mortifero ha sido el de Kut, una ciudad de mayoría chií a 160 kilómetros al sudeste de la capital, Bagdag, en la que han muerto 40 personas y 65 han resultado heridas a causa de las dos explosiones, ocurridas en un mercado muy concurrido del centro de la ciudad, según ha informado un portavoz de los servicios de seguridad.

 

Las bombas han sido detonadas en una plaza pública de Kut con varios minutos de diferencia, ya que la segunda explosionó a la llegada de las fuerzas de seguridad al lugar. La primera estaba instalada en una nevera en la que se enfriaban bebidas, según ha informado la agencia AP. La ciudad de Kut vivía una aparente calma desde que un terrorista suicida se inmoló en agosto del año pasado y mató a 30 policías iraquíes y destrozó una comisaría.

 

En la provincia de Diyala, al noreste de Bagdag, al menos 13 personas han muerto y 37 han resultado heridas en una cadena de ataques en distintos puntos de la provincia. El más sangriento ha sido el de la explosión de un coche bomba en el que han muerto ocho personas y que ha tenido lugar en la zona de Beni Saad, 20 kilómetros al sur de Baquba.

 

En la ciudad de Nayaf, cerca de la comisaría, la explosión de un coche bomba ha terminado con la vida de cuatro agentes de policía y ha herido a 12. También junto a la comisaría, otro coche bomba hizo explosión, aunque solo hirió a siete personas.

 

En Tikrit, 150 kilómetros al norte de Bagdag, dos terroristas suicidas han atacado una unidad antiterrorista y han matado a dos policías, en lo que ha parecido un intento de liberaración de prisioneros de al Qaeda, según ha contado un oficial de policía.

 

Aunque la violencia ha decaído en Irak desde que alcanzó su pico más alto entre 2006 y 2007, los atentados siguen siendo una constante en el día a día iraquí. Solo en julio de este año murieron 259 personas en ataques terroristas en el país. Los ataques de hoy se han producido dos semanas después de que el Gobierno iraquí se comprometiera a negociar con el estadounidense la permanencia de 48.000 de sus soldados más allá del 31 de diciembre de 2011.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here