El supuesto homicida del policía de 23 años también trabajaba en la Bonaerense. Fue detenido en Santa Fe, cuando intentaba llegar a Misiones para cruzar a Paraguay.

Un policía bonaerense fue asesinado hoy de dos balazos en la cabeza, en un barrio de la localidad bonaerense de Glew, en el partido de Almirante Brown, y por el crimen fue detenido otro efectivo, compañero de la víctima, informaron fuentes de la fuerza.

La víctima fue identificada como Walter Daniel Venguria, de 23 años, cuya familia apuntó a que el sospechoso apresado aparentemente tenía una adicción a las drogas, por lo que el oficial asesinado lo quería «contener» y «ayudar».

El comisario mayor Roberto Castronuovo, titular de la Superintendencia Sur de la policía bonaerense, dijo que el está «totalmente descartado el móvil del robo» y que se trató de un hecho vinculado a cuestiones «personales».

Fuentes policiales informaron que el cadáver de Venguria, quien prestaba servicios en la comisaría 1º de Lomas de Zamora, fue encontrado esta madrugada alrededor de las 2.30, cerca del barrio UPCN, de Glew.

Los efectivos de la comisaría local llegaron al lugar alertados por un llamado al 911 y luego constataron que Venguria había sido asesinado de dos balazos en la cabeza.

Según Castronuovo, la víctima, que estaba uniformada ya que había terminado su servicio a la medianoche, «recibió dos disparos de 9 milímetros, uno en el rostro y el otro en la región occipital».

De acuerdo a lo que establecieron los pesquisas a partir de varios testimonios, Venguria había estado en el lugar a bordo de su camioneta y junto a otro hombre que luego de los disparos escapó con ese vehículo, que finalmente fue hallado abandonado en Villa Diamante, partido de Lanús.

«Está bastante clarificado en la causa el móvil del hecho y quién es el autor», aseguró el jefe policial y agregó: «Es un hecho relacionado con cuestiones personales de esas dos personas».

Respecto de las motivaciones del homicidio, Castronuovo indicó: «Se descarta totalmente la hipótesis del robo. El efectivo tenía dinero en su poder, unos 1.200 pesos, aproximadamente. Y las dos armas que utilizaba diariamente.»

«Era un efectivo con una corta trayectoria. Había demostrado profesionalismo. Estaba a cargo de la oficina de judiciales de la comisaría primera de Lomas de Zamora, que tiene un caudal de causas importante (…) Era un excelente compañero y persona. Una pérdida importante para la fuerza», añadió el jefe policial.

En tanto, a partir de los datos aportados por los testigos, el juez de Garantías 7 de Lomas de Zamora, Horacio Hryb, en base a un pedido del fiscal Juan José Vaello, libró una orden de detención para un compañero de la víctima, acusado de haber sido del autor del crimen, confirmaron las fuentes policiales.

Los mismos voceros explicaron que el sospechoso fue detenido esta tarde en la localidad santafesina de San Justo, por una comisión de la Jefatura Departamental Lanús y Almirante Brown que lo había seguido desde la terminal de micros del barrio porteño de Retiro.

Los pesquisas creen que el ahora detenido se dirigía a Misiones donde pensaba cruzar al Paraguay, agregaron las fuentes.

El imputado también era numerario de la comisaría 1º de Lomas de Zamora pero últimamente había faltado al servicio y ya estaba notificado de que lo iban a sancionar por esa situación.

Por su parte, la madre del policía Venguria dijo esta mañana a la prensa que el sospechoso «necesitaba ayuda desde hacía años» por una aparente adicción a las drogas.

«Mi hijo tenía 23 años, estudiaba para radiólogo, trabajaba día y noche para poder terminar su casa y pagar el coche», contó la madre de Venguria.

Junto a la mujer se encontraba su hermano y tío del efectivo  asesinado, que explicó: «Aparentemente, por lo que cuenta la familia de este policía (por el sospechoso) era adicto y mi sobrino quería aconsejarlo para que deje la droga».

Según las fuentes, esta mujer tenía otro hijo policía que a principios de 2009 estaba de novio con una mujer policía, con la que un día discutió, se accionó su arma y, al creer que había matado a la mujer, se suicidó.

Venguria es el segundo policía asesinado este fin de semana y el sexto en los últimos 11 días, en Capital y el conurbano, luego de los homicidios del subteniente de la bonaerense, Eduardo Daniel Nieva (41), los efectivos de la federal Diego D`Andreis (22), Cristian Aoun (25), Gustavo Saucedo (32), y el comisario retirado Armando Federico González (63).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here