Dos grupos, dos estrategas, cuatro víctimas. Ese el resumen perfecto para esta nueva gala de nominaciones en la casa de Gran Hermano. Mario a la cabeza de los Montonegros y Nazareno poniéndose al frente de la Resistencia Blanca, medirán sus fuerzas (y sus estrategias) en el confesionario más famoso del país.

La placa peligrosa: un Montonegro y medio.

Con el reingreso de Nazareno al juego, el chico de Ramos Mejía se puso al frente de la Resistencia Blanca y marcó a sus próximas víctimas: Rodrigo y Víctor.

Si bien Rodrigo era un intocable para el grupo de las chicas por su relación con Ornella, la intención de Nachi es probarlo en placa con Victor para “demostrar el poderío de la Resistencia”, asumiendo que el público salve al entrerriano. En cambio, el perfil alto de Victor y su declarada enemistad con el grupo femenino lo convierten en el candidato ideal para la nominación.

¿Las chicas le harán caso a Nazareno?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here