Imagen publicada por la Agencia de Safari donde se ve al monarca español cazando.

Juan Carlos I fue intervenido en la madrugada de hoy en Madrid por una grave lesión en la cadera, producto de una caída en Botswana. La familia vive días accidentados, tras la herida sufrida por Felipe Juan Froilán, nieto del monarca.

El rey fue intervenido en el madrileño Hospital San José de esa fractura asociada a artrosis en dicha articulación, se le realizó una reconstrucción de los fragmentos de la fractura femoral y se le implantó una prótesis de cadera.

Juan Carlos I ingresó en el centro hospitalario a su regreso de un viaje privado a Botswana, según el comunicado, en el que se anuncia un parte médico más detallado en las próximas horas y que no precisa las circunstancias del accidente.

El doctor Ángel Villamor, que llevó a cabo la intervención, es el mismo médico que ya operó al rey de una rotura del tendón de aquiles del píe izquierdo, el 4 de septiembre de 2011, y le implantó una prótesis en su rodilla derecha, pocos meses antes, el 3 de junio.

El ingreso hospitalario del monarca español se produce en la misma semana en la que su nieto Felipe Juan Froilán sufrió un accidente del que se recupera en una clínica de Madrid.

El joven permanece en el centro hospitalario desde el pasado lunes, tras ser ingresado por la herida que le provocó en el pie derecho el disparo accidental de la escopeta de pequeño calibre que manejaba cuando estaba acompañado por su padre, Jaime de Marichalar, durante unas prácticas de tiro en una finca familiar.

Aunque las fuentes de la Casa del Rey no informaron oficialmente sobre los motivos de la presencia del monarca en Botswana, este país africano está considerado como uno de los paraísos para la caza mayor, una de las aficiones más conocidas del monarca español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here