«Del bloqueo no se dijo una palabra»

Ayer, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dispuso que los norteamericanos de origen cubano pueden viajar sin limitaciones a la isla y mandar remesas. Sin embargo, el ex presidente de la isla, Fidel Castro, criticó la decisión porque no elimina el bloqueo, al que calificó como «la más cruel de las medidas».

El ex presidente Fidel Castro se mostró crítico de la decisión del mandatario estadounidense, Barack Obama, de levantar las restricciones a los viajes a la isla para los norteamericanos de origen cubano y permitir el envió de remesas.

En una columna de opinión publicada en Cubadebate.com y reproducida en su edición de hoy por el diario oficial Granma, el ex mandatario aseguró que «del bloqueo no se dijo una palabra».

Fidel afirmó que el gobierno de Estados Unidos «anunció el alivio de algunas odiosas restricciones impuestas por Bush a los cubanos residentes en Estados Unidos para visitar a sus familiares en Cuba». Pero que, sin embargo, «del bloqueo, que es la más cruel de las medidas, no se dijo una palabra».

«Así se le llama piadosamente a lo que constituye una medida genocida. El daño no se mide solo por sus efectos económicos. Constantemente cuesta vidas humanas y ocasiona sufrimientos dolorosos a nuestros ciudadanos», relató el ex mandatario.

Además, volvió a remarcar la posición de varios políticos estadounidenses que «son partidarios de eliminar el bloqueo» y que a raíz de ello «están creadas las condiciones para que Obama emplee su talento en una política constructiva que ponga fin a la que ha fracasado durante casi medio siglo».

A pesar de las críticas, Fidel dijo que «no culpa a Obama de las atrocidades cometidas por otros gobiernos de Estados Unidos. No cuestiona tampoco su sinceridad y sus deseos de cambiar la política y la imagen de Estados Unidos. Comprende que libró una batalla muy difícil para ser electo, a pesar de prejuicios centenarios».

Y que «partiendo de esa realidad, el Presidente del Consejo de Estado de Cuba expresó su disposición a dialogar con Obama y, sobre la base del más estricto respeto a la soberanía, normalizar las relaciones con Estados Unidos».

(Telam)