Proponen mejoras para la alfabetización de adultos

La alfabetización de jóvenes y adultos como herramienta fundamental en la construcción de un país más justo y equitativo fue tema de debate y reflexión de pedagogos e investigadores de países iberoamericanos que se reunieron en la Ciudad de Buenos Aires.

La jornada fue inaugurada por el ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, quien se sumó a una iniciativa regional «para cumplir la deuda educativa contraída con las personas que no han podido completar en tiempo y forma sus estudios».

El desafío, señaló Tedesco, es «recuperar nuestra mejor tradición pedagógica en educación de adultos y ponerla en el actual contexto cultural, social y político, teniendo en cuenta las transformaciones de nuestras sociedades».

En este sentido, el ministro se refirió a las exigencias del presente y a la necesidad de toda persona de ser alfabetizada en diversos dominios «muy diferentes a los tradicionales», dijo poco antes del intercambio organizado por el Instituto para el Desarrollo y la Innovación Educativa (IEDE).

Durante la puesta en común se revelaron cifras de un estudio que mide los índices de analfabetismo desde 1998 a 2006, donde se refleja una recuperación global del problema en la región.

Brasil figura en el extremo de mayor gravedad, con 10 % de la población que no accede a la lectoescritura y en el otro extremo está Chile, que logró que 8 de cada 10 varones terminen los estudios secundarios mientras que menos de tres de 10 uruguayos lo logran.

En Argentina, alrededor de 30 % de los jóvenes que llegan a 17 años no cumplieron toda la etapa de escolarización mientras que en Paraguay ese porcentaje llega a 45 % de los jóvenes.

Las mediciones marcan una heterogeneidad tanto dentro de la región como al interior de cada país, de acuerdo al género, al ámbito geográfico, entre otros indicadores.

En Argentina, en términos de analfabetismo hay una gran desigualdad entre la población en general (7 %) y la población de las cárceles, institutos de menores y centros de atención de adictos, dijo María Isabel Ribet coordinadora nacional de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro.

«En las cárceles hay más de 32 % de analfabetismo, cifra que trepa a 70 % en las regiones del NOA y NEA. También en los institutos de menores llega a casi 70 %», dijo la funcionaria. Y explicó: «Esto demuestra cómo la población que no accede a la educación está más expuesta a la situación de delito».

 

(Telam)