La acusación de Federico Lombardi se da en el marco de una tensión creciente.

El cardenal Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, criticó la filtración en la prensa italiana de documentos secretos. Dijo que corresponden a distintas épocas pero que al juntarse pueden «crear confusión» en los fieles.

«Tenemos que tener todos temple porque nadie se puede sorprender de nada. La administración americana tuvo ‘Wikileaks’ y el Vaticano tiene ahora su ‘leaks'», dijo a Radio Vaticano en referencia a una serie de publicaciones sobre documentos privados del clero.

Los archivos en cuestión dejan en evidencia los duros enfrentamientos entre los miembros de la Curia, la preparación de un supuesto atentado contra Benedicto XVI y dudas sobre la gestión del banco vaticano.

Lombardi afirmó que quien crea que con estas filtraciones desanima a Benedicto XVI y la renovación que emprendió en la Iglesia, «se equivoca y se engaña». Pidió a los religiosos y creyentes «calma y sangre fría y mucho uso de razón, algo que falta en muchos medios de comunicación».

Aclaró que los documentos son de naturaleza diferente y de diversas épocas y que sólo tratan de cuestiones jurídicas y sobre formas de mejorar la gestión del gobierno que gestiona el Estado de la Ciudad del Vaticano.

Lo grave, agregó el vocero, es que si se mezclan todos se da una imagen «que crea confusión». «Es muy triste que se entreguen documentos internos a extraños de forma desleal», comentó.

El Vaticano reconoció la autenticidad de una carta del ex responsable del banco del Vaticano, el Instituto para las Obras Religiosas (IOR), en la que se critica la corrupción de algunos dirigentes que «privilegian sus intereses» en detrimento de los de la Iglesia.

Pero criticó la «desinformación» de la prensa que da a entender que la administración vaticana estaría profundamente corrompida y dividida. La noticia perjudica, además, el objetivo de la Santa Sede de entrar este año en la «lista blanca» de naciones que comparten información financiera con transparencia.

«Quienes crean que así se desalienta al papa y a sus colaboradores en su compromiso de renovación se equivocan y se engañan», insistió Lombardi, quien ve en la divulgación de esos textos un intento por desacreditar el compromiso del clero para luchar contra la pederastia.

La semana pasada, el diario Il Fatto Quotidiano publicó un documento sobre un supuesto complot para asesinar al papa Benedicto XVI a fines de 2012 y señalaba que de este había hablado el cardenal de Palermo, Paolo Romeo, durante un viaje a China en noviembre de 2011.

La cadena televisiva 7 emitió unas cartas enviadas por el actual nuncio en los Estados Unidos y ex secretario general del gobierno del Vaticano, el arzobispo Carlo María Viganó, a Benedicto XVI en la que denunciaba la «corrupción y mala gestión» en la administración vaticana.

Fuente: EFE – AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here