Ante el avance en el Congreso de la Nación de un proyecto del Poder Ejecutivo sobre la actividad del peón rural, que afecta directamente al sindicato de peones rurales del duhaldista Gerónimo «Momo» Venegas, el titular de UATRE le advirtió al gobierno de Cristina Fernández que si «quiere avanzar» sobre el sindicalismo y las obras sociales «nos vamos a juntar» con la CGT de Hugo Moyano «para lograr la unidad».

 

«Yo soy compañero y amigo de Hugo Moyano, y si este gobierno quiere avanzar sobre las organizaciones gremiales y sobre las obras sociales, que le dan salud a más de 18 millones de trabajadores, seguramente nos vamos a juntar para lograr la unidad del movimiento obrero organizado y defender férreamente los derechos de los trabajadores», sentenció Venegas, a través de un comunicado.

 

Sobre el proyecto del Ejecutivo del estatuto del peón rural, Venegas opinó que «se propone desfuir nuestra organización y eliminar lisa y llanamente», el Registro Nacional de Trabajadores Rurales Y Empleadores y mencionó que ese registro es administrado eficientemente por las cuatro entidades empresarias y su gremio.

 

El sindicalista cuestionó además que «la intención oficial de transformar el registro en una dependencia burocrática del Ministerio de Trabajo».

 

En el comunicado, Venegas recordó que la UATRE ha consensuado con las cuatro entidades agropecuarias un proyecto de Nuevo Estatuto del Peón Rural para reemplazar la actual Ley de la dictadura que todavía rige el trabajo en el campo.

 

Detalló que «el gobierno tomó nuestro proyecto y lo desdibujó maliciosamente, transformándolo en un engaño, ya que lejos de mejorar la situación del sector la empeora, perjudicando directamente a los trabajadores».

 

También recordó que su gremio acordó con la parte empresarial representada por las cuatro entidades, un 35,7 por ciento de aumento y “nos impusieron un 25 por ciento», desde el Ministerio de Trabajo.

 

La amenaza del ‘Momo’ –actual Secretario General de las 62 Organizaciones Peronistas- es un guiño a Moyano, que vive uno de los peores momentos en la relación con el Gobierno nacional y que arrastra el reclamo por las Obras Sociales sindicales. También es una señal a los “Gordos” y opositores al camionero que han menguado las presiones por el trono de la CGT en un año de ajuste para la economía nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here