Matan de un balazo a un joven en patrullero

patrullero1Confuso hecho en Quilmes. Comisario dice que se detuvo al muchacho, de 19 años, para identificarlo y que dentró del móvil extrajo un arma e intentó dispararle al efectivo. Otro uniformado terminó ultimándolo. Vecinos y familiares hablan de “gatillo fácil”

Un joven de 19 años murió dentro de un patrullero tras recibir un disparo de un policía que poco antes lo había detenido en la localidad bonaerense de Quilmes, hecho que generó una reacción popular y la denuncia de que se trató de un caso de “gatillo fácil”.
El jefe de la Policía Distrital de Quilmes, comisario inspector Jorge Oquendo, relató que todo se inició ayer alrededor de las 11 cuando un móvil de la seccional 8a, con dos policías a bordo, que estaba de recorrida vio a un muchacho tratando de hacer arrancar una moto.
Los policías le pidieron al joven que les entregara su documento así como los papeles del ciclomotor, pero el conductor les respondió que no tenía ninguno de ellos.
Entonces, según Oquendo, “lo palparon de armas en la parte de atrás” y lo subieron al patrullero sin esposarlo “porque no se utiliza ese procedimiento para una identificación y a los policías no les parecía una persona peligrosa”.

Versión contrapuesta

En tanto, un vecino del muchacho contó a un canal de noticias que “hay una testigo que vio que le pegaron unas cuantas patadas, lo esposaron, lo llevaron al patrullero, lo mataron y después lo sacaron” del móvil.
Esta testigo -que no quiere declarar porque está atemorizada- dijo a la familia que después vio “que le sacaron las esposas, le abrieron las manos y le quedaron atrás”.
Según la versión policial, el joven fue sentado en el asiento trasero -que está separado de la parte delantera por un acrílico-, un policía subió al móvil como conductor y su compañero se sentó en la moto para ir hasta la seccional agarrado del parante del patrullero.
“A tres cuadras, en Caseros y Pueyrredón, el joven sacó un arma que aparentemente tenía en los genitales y amenazó de muerte al policía que manejaba. Le gritaba `te mato` `te mato`, y después rompió la ventanilla del lado derecho y le apuntó al otro”, relató Oquendo.
Según el jefe distrital, el joven percutó el arma, pero el proyectil no salió, por lo que el policía que iba en la moto le disparó un balazo que lo hirió en el pecho y le provocó la muerte en forma inmediata.
“Cuando llegaron los peritos, se pudo determinar que era un revólver calibre 38 y que tenía tres proyectiles, uno de ellos percutado”, explicó y dijo que por su tamaño, ese tipo de arma se puede esconder entre la ropa interior.

“Testigos falsos”

En cambio, otro vecino del muchacho muerto sostuvo que los policías “hicieron un circo para tapar un gatillo fácil” y se preguntó: “¿Cómo va a estar escondida el arma si ya lo habían palpado todo?”
Agregó que “hay varios testigos que lo vieron esposado que ahora no quieren hablar y se fueron, entonces pusieron testigos falsos que no vieron nada para justificar a la Policía”.
De acuerdo con Oquendo, el hecho fue presenciado por una vecina que en ese momento llegaba a su casa y corroboró la versión policial, pero ahora está amenazada por familiares y amigos del joven muerto, que vivía en la Villa Matadero, ubicada a pocas cuadras de ocurrido el suceso. Además, sostuvo que el joven tenía antecedentes penales y todavía no se pudo establecer si la moto que tenía en su poder era robada.
Adicto al paco
Mientras tanto, el abuelo del chico, que se sumó a la protesta vecinal por el hecho perpetrado dentro del patrullero, dijo que su nieto “se dedicaba al paco nada más”.
Además, el hecho está siendo investigado por personal de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense, que tratará de determinar si los policías actuaron de forma correcta.