Marido despechado pretendió «capar» al amante de su esposa

Seis personas han sido atendidas por Gripe 6 en el Hospital Schestakow.

El hecho tuvo lugar en San Rafael, cuando el esposo de una joven de 27 años, la descubrió in fraganti  con su amante, un ex novio radicado en San Luís. El malogrado amante casi sufre el desgarro completo de su miembro viril y no se descarta disfunción.

El herido, permanece internado en el hospital Schestakow.
El herido, permanece internado en el hospital Schestakow.

Un hombre de 32 años permanece internado en el hospital Schestakow con desgarro de su miembro genital y varias contusiones, luego de que el esposo de la mujer con la que mantenía una relación furtiva, los sorprendiera in fraganti  en casa de un pariente. El hecho tuvo lugar este sábado por la noche, cuando el marido, que sospechaba de una infidelidad de su esposa, decidió seguirla. La mujer, llegó hasta una casa ubicada en Pueblo Diamante donde la esperaba su amante, un hombre de 32 años, según la información policial con domicilio en la provincia de San Luís y ex novio de la mujer. El furioso marido, ingresó a la vivienda y la descubrió el pleno cortejo, tomando en el arrebato un cuchillo con el que le propinó una puñalada en la espalda y otra en el costado izquierdo.

No conforme con el castigo, intentó con el mismo cuchillo cercenar el pene del malogrado amante, pero la mujer intervino con golpes, rasguños y patadas de por medio, evitando que su marido culminara su ataque. En medio de esta segunda pelea, la mujer sufrió golpes y contusiones propinadas por el hombre que abandonó la casa en medio de un revuelo a gran escala. Sin embargo, el agredido, no radicó la denuncia en el momento y alegó en el hospital Schestakow, que había sido atacado en la Villa 25 de Mayo por ladrones, pero en las últimas horas, confesó que había sido el marido de su amante el agresor, que fue detenido y permanece alojado en los calabozos de la Comisaría 8va.

Respecto al estado de salud del amante, los médicos confirmaron que lograron “salvarle” el pene y evitar su amputación, pero que no está garantizada que desde ahora, sufra algún tipo de disfunción a causa de las lesiones recibidas.