Primo de Mauricio y pieza clave en el armado de la lista bonaerense de Unión-PRO, admitió que la ruptura del frente «es una posibilidad no buscada” por su espacio, mientras que el ex gobernador dijo que “hay problemas más de fondo» y que hoy se «sabrá si seguimos juntos». Ante estos dichos, José Torello, hombre fuerte del PRO, enfatizó: «Estamos sorprendidos, con una enorme incertidumbre».

Hay un cambio de clima en el Frente; veo un excesivo celo de Felipe en buscar diferencias más que coincidencias», afirmó Jorge Macri, primo del jefe de gobierno porteño y pieza clave en el armado de la lista bonaerense de la alianza Unión-PRO.

Macri dio a entender que es posible una ruptura, al asegurar que “es claramente una posibilidad no buscada por el PRO. Hasta que el frente no se consolide en una propuesta electoral equilibrada, ese riesgo existe».

La última semana no fue fácil para el frente electoral de Mauricio Macri, Francisco de Narváez y Felipe Solá.

Desde el PRO se les reprochó a los peronistas disidentes que hayan armado un comando electoral sin ser consultados, y que hayan proclamado a la actriz Claudia Rucci como virtual candidata en el tercer puesto de la lista.

A su vez, Solá afirmó que «no creo que el problema sean las listas ; hay problemas más de fondo. El lunes (por hoy) se sabrá si seguimos juntos o no».

José Torello, dirigente del PRO nacional, interventor del distrito bonaerense y, posiblemente, el principal operador político de Mauricio Macri en este acuerdo, desconocía ayer que fuera a concretarse la reunión.

«Lo de la reunión de lunes fue una apretada mediática de Felipe, aunque sería bueno que los tres se reúnan para limar asperezas», confió otro encumbrado dirigente del PRO, según el diario Clarín.

Francisco de Narváez consideró que «son tensiones propias del armado de las listas; aunque desde afuera se vea endeble al Frente, esto no se rompe», insistieron fuentes ligadas al diputado nacional, que, por ahora, venía siendo el número uno de la hipotética lista electoral de la alianza Unión-PRO.

«Mauricio está preocupado; lo incomodan estas discusiones y siente que no se le reconoce el esfuerzo que ha hecho por acercar a las tres partes, cuando Solá le recrimina en público que no pone el cuerpo en la campaña», evalúan en el PRO.

«Estamos sorprendidos, con una enorme incertidumbre», se limitó a agregar Torello, ante la consulta sobre las últimas declaraciones del ex gobernador haciendo referencias a «problemas de fondo» en la alianza.

La situación, sin embargo, se tensa al máximo según la impresión de otro dirigente macrista: «¿No estaremos ante otro salto de Solá?», se preguntó la fuente consultada.

En tanto, dentro del PRO hablan de «equilibrar la propuesta electoral», de hecho uno de sus dirigentes afirmó que «en la Legislatura porteña, el PRO mezcló experiencia como la que traía Santiago de Estrada con gente nueva como eran Gabriela Michetti y Marcos Peña.

“Muchos se burlaron y bautizaron al grupo de estos últimos como ’Festilindo’. Nos salió bien. Eso mismo queremos hacer en la provincia. Por eso no podemos aceptar listas dominadas por duhaldistas. Unión-PRO tiene que ser un espacio político nuevo».

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here