Una joven venezolana residente en Valencia ejerce su derecho al voto.

Votaron cerca de 3 millones de venezolanos, el doble de lo previsto por la alianza de partidos opositores. «El pueblo quiere vencer el miedo por la vía democrática», afirmó el ganador, Capriles Radonski.

La Mesa de Unidad Democrática ((MUD) comenzó a organizar estas internas abiertas el mismo 26 de septiembre de 2010. Ese día, las listas de todos sus candidatos superaron a las del presidente Hugo Chávez en las parlamentarias. «Instinto de conservación: unidos tienen alguna posibilidad de derrotarlo», analizaba para Infobae América Pedro Nilkken, jurista venezolano y ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La masiva concurrencia sitúa a la coalición opositora en el mejor de los escenarios alguna vez pensado por sus dirigentes.

La MUD pronosticaba una concurrencia del 8% del padrón electoral, 1,4 millones de votantes (de un total de 17,8 posibles). Sin embargo, votaron 3 millones. Esa cifra representa el 16% del padrón electoral y más de la mitad de los votantes de oposición en las parlamentarias de 2010. «Es una excelente participación, está lejos de lo que se da en una elección presidencial pero eso era de esperar, porque en una elección primaria votan los realmente comprometidos», le dijo a BBC Mundo Luis Vicente León, director de la firma de opinión pública Datanálisis.

Claro que es un éxito si se tiene en cuenta la historia reciente de los partidos opositores en Venezuela. Hace tan sólo dos años siquiera tenían representación parlamentaria. Habían decidido no participar de las contiendas electorales bajo la convicción de que mostraban una postura ética que los elevaba en la estima de la ciudadanía. Lejos de materializarse sus expectativas, el chavismo arrasó en las contiendas y no tuvo ningún prurito en manejar la unicameral Asamblea Nacional.  En las legislativas de 2010, reparó el error y los venezolanos acompañaron. En las primarias, también.

Con el 95% de los votos escrutados, el actual gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, obtuvo el 62% de los votos. Luego se ubicaron el gobernador de Zulia, Pablo Pérez (30%), la diputada independiente María Corina Machado (3,5%), el ex embajador Diego Arria (1,2%) y el laborista Pablo Medina (0,48%).

El desafío será mantener la unidad de cara a las presidenciales del 7 de octubre de este año. Los precandidatos asumieron el compromiso de respaldar al ganador. Sin embargo, las extracciones políticas de cada uno de ellos también se trasladan a sus votantes y serán ellos los que decidan en las generales. Los que votaron el domingo bregan por una alternativa a Hugo Chávez. El 60% de ellos no eligió a un candidato tradicional, como podría haber sido Pérez,  respaldado por acción Democrática y Copei. Se decidieron por el más joven y moderado.

Además de designar al candidato que se enfrentará a Chávez, la oposición dirimió 17 de las 24 gobernaciones y de 276 de las 330 alcaldías del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here