Los investigadores del motín ocurrido el sábado en una comisaría de la localidad bonaerense de Guernica, donde siete policías fueron tomados de rehén durante más de tres horas, creen que la revuelta de originó por un intento de fuga fallido, informaron fuentes policiales y judiciales.

Es que los investigadores hallaron un boquete en el techo de una de las celdas que da al patio de la seccional, situada en calles 29 y 35, de dicha localidad del partido de Presidente Perón, en la zona sur del conurbano.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que en ese calabozo algunos de los 23 presos que estaban en el lugar habían limado una malla metálica y una reja.

En ese sentido, los investigadores creen que cuando cerca de las 20.20 los policías hacían una requisa habitual, los detenidos, para evitar que descubrieran el boquete, los tomaron de rehenes, precisaron los informantes.

«Dos o tres de los detenidos eran lo más exaltados y otros se quedaron a un costado», explicó a Télam un vocero judicial que estimó que el boquete había sido «trabajo de dos o tres días».

El mismo vocero señaló que en el lugar se secuestraron elementos punzantes con los que se cree los detenidos realizaron ese boquete. En tanto, las fuentes indicaron que tras el motín, varios de los detenidos fueron trasladados a otras sedes policiales y carcelarias de la zona.

El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, estuvo anoche en el lugar del hecho junto al jefe de la policía provincial, Juan Carlos Paggi.

«Quiero destacar que los detenidos están bien, que no hubo violencia y que los policías que estuvieron retenidos también están bien», afirmó Casal tras finalizado el motín, poco antes de la medianoche. El caso es investigado por el fiscal Leandro Heredia de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Presidente Perón.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here